Camilo Sesto, adiós a uno de los grandes

Camilo Sesto

 

«Fue el gran cambio de guardia. Durante los años sesenta, en España se impusieron los conjuntos. Más o menos autosuficientes, obligaron a que la industria renunciara a muchos de sus hábitos: de repente, se quejaban los veteranos, “mandaban los mocosos”. La venganza llegó a finales de los sesenta, principios de los setenta: las discográficas recuperaron el timón. Inventaron el concepto de la canción del verano pachanguera y, sobre todo, apostaron por los baladistas, sobre los que controlaban su repertorio, las producciones, los lanzamientos… Camilo Sesto se situaba muy por encima de casi todos sus coetáneos en términos de recursos vocales; además, había pegada en sus fondos instrumentales y componía mucho de su repertorio.»

Diego A. Manrique (El País)

 

Camilo Sesto – Vivir así es morir de amor

 

El pasado 8 de septiembre fallecía Camilo Sesto a los 72 años de edad. Cuando escuché la noticia, me vinieron a la memoria multitud de recuerdos, de largas noches de parranda que solían culminar en locales más o menos canallas donde a última hora la gente se volvía loca al ritmo de la Carrá, Marisol, Nino Bravo o, sobre todo, el gran Camilo Sesto. Pocas personas podrán decir que en alguna ocasión no han bailado o tarareado la canción del vídeo anterior. Pero sería injusto asociar al artista alicantino sólo con la pachanga y los karaokes, porque la verdad es que fue un compositor, productor y cantante de voz privilegiada que durante la década de los 70 (y parte de los 80) dominó la escena musical española y cuya popularidad le permitió alcanzar múltiples números 1 en las listas de éxitos.

Camilo Sesto – Algo de mí

 

Tras unos inicios discretos con los Dayson y los Botines, a principios de los 70 le llegaría la fama con «Algo de mí» y desde entonces su carrera fue imparable. Multiventas a ambos lados del Atlántico (en Hispanoamérica aún sigue siendo un ídolo), publicó más de 40 discos y se estima que ha vendido más de 100 millones de copias. Un hito especialmente significativo fue la representación en 1975 de la ópera rock Jesucristo Superstar, un auténtico boom de la época, que inició en España la afición por los musicales, algo que hoy en día resulta habitual.

 

Camilo Sesto – El amor de mi vida

 

Sinatra español. Camilo Superstar. Es cierto que algunas comparaciones no ayudan, y que los últimos años de la vida del cantante fueron un poco peculiares y estrambóticos, pero independientemente de su calidad y sus méritos, es de los pocos artistas privilegiados (junto a otros como Raphael, Nino Bravo o Julio Iglesias) que serán siempre recordados como los abanderados del pop latino melódico y que permanecerán en la memoria colectiva. Pues eso… ¡¡¡Melancolía!!!

 

Camilo Sesto – Getsemaní

 

En la Biblioteca tenemos los discos Las canciones de nuestra vida (1978) y Las canciones de nuestra vida (1983), donde encontrarás algunos temas de Camilo Sesto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *