40 años del debut homónimo de Dire Straits

Dire Straits

Dire Straits

Vertigo (1978)

Localízalo en la Biblioteca

 

“¿De verdad el tiempo pone a cada uno en su sitio? En lo que a pop y rock se refiere, cabría discrepar: Dire Straits, un grupo que en los ochenta levantaba las pasiones más exacerbadas y parecía destinado a la más elevada canonización, hoy es un claro ejemplo del significado de anticool (que no molan, vamos). Cualquier despistado que ose elogiarlo en público se expone a un raudo sopapo de desaprobación: hay que ser viejuno, estar fuera de onda o, simplemente, tener un buen gusto a prueba de bomba para defender las bondades de este y otros grupos de los setenta y ochenta. ¿Por qué? Vale, la negación de lo inmediatamente anterior es intrínseca al rock, pero, en perspectiva, Dire Straits fue una banda solvente y divertida, liderada por un tipo que se las ingeniaba para cantar como Bob Dylan y tocar la guitarra como los dioses, con un sonido ajeno a las modas y un don especial para arrastrar a las masas. Prejuicios aparte, Dire Straits podrían gustar a cualquiera, incluso a los modernos más recalcitrantes.”

Miguel Ángel Bargueño (El País)

 

Dire Straits – Sultans of swing

 

Pues a mí me gustan, no me escondo, ya sé que me expongo al escarnio público. Llevo varios años leyendo y escuchando en medios de cierto prestigio cómo se menosprecia y ridiculiza a grupos y artistas a los que se considera ajenos a la modernidad, especialmente de las décadas de los 70 y 80. Grupos que desarrollaban un tipo de pop-rock comercial sin riesgos, y que además se sustentaron en la promoción visual de la MTV y los inicios del compact disc como soporte. Eran los tiempos que les tocó vivir. Quizás Dire Straits no sean un ejemplo de innovación y creatividad, pero consiguieron aportar un sonido bastante reconocible, no exento de calidad, que les otorga un lugar en la historia del rock. Ya veremos qué ocurre con muchos de los modernetes clonados que nos iluminan en la actualidad.

Sigue leyendo

Pearl Jam, la leyenda continúa

Pearl Jam

 

“No fue un simple concierto, como se intuía con ese arranque en la oscuridad con Release. O lo fue en el sentido más estricto de la magia de la música en directo. Fue una comunión con miles de personas, una impresionante oración colectiva liderada por un grupo que nació durante el terremoto del grunge. Poseen el mismo efecto mitológico que Nirvana, pero su supervivencia les hace leyendas en vida. También les ha llevado a ser desde hace ya mucho tiempo algo más que el propio grunge, ese género ahora en desuso pero que impuso una filosofía y una estética a principios de los años noventa. Pearl Jam son portadores de la fe en el concepto de banda.”

Fernando Navarro (El País)

 

Pearl Jam – Alive

 

Como todos los años, al llegar el calorcito veraniego, se abre la temporada de macrofestivales musicales en nuestro país. Uno de ellos, el Mad Cool madrileño, pese a algunos problemas organizativos tuvo la enorme suerte de contar en su cartel con Pearl Jam. Y las crónicas del día siguiente aseguran que fue un concierto memorable y apoteósico, donde la banda de Seattle repasó gran parte de su repertorio clásico. A estas alturas de su trayectoria son un grupo totalmente engrasado y pocos tienen la suerte de contar en sus filas con alguien tan carismático como su frontman Eddie Vedder. Una pena no haber podido estar allí.

Sigue leyendo