Automatic for the people, 30 años de la obra cumbre de R.E.M.

R.E.M.

Automatic for the people

Warner (1992)

Localízalo en la Biblioteca

 

«R.E.M. superaron la difícil prueba que tenían, crearon el mejor disco de su carrera que contenía dos de sus tres canciones más reconocibles, ‘Man on the Moon’ y ‘Everybody Hurts’, la tercera es, obviamente, ‘Losing my Religion’. Vendieron millones de discos lo que les valió un nuevo contrato con Warner que les convirtió en el grupo mejor pagado de su tiempo. Pero fue su cima y, como hemos contado en otras ocasiones, la banda inició un camino irregular.»

Los Restos del Concierto

 

 

Parece mentira que hayan pasado ya once años desde que R.E.M. anunciaran su separación. Vamos a recordarles justo cuando se cumplen treinta de la publicación de su aclamado y brillante Automatic for the people. Éste sería su octavo álbum y las expectativas eran enormes después de su también exitoso Out of time de 1991. En una época, principios de los 90, donde el grunge de  Nirvana, Pearl Jam y compañía irrumpía con fuerza, U2 eran el grupo dominante a imitar, y artistas como Michael Jackson, Madonna o Prince eran líderes en ventas, Michael Stipe y los suyos alcanzaron su cúspide creativa y durante un tiempo fueron la banda de rock más importante del planeta.

Sigue leyendo

God save the Queen

Seguramente nadie ha permanecido ajeno al acontecimiento mediático de estos días pasados, el fallecimiento de Isabel II de Reino Unido tras 70 años de reinado. El bombardeo informativo ha sido tal que todos nos hemos sentido un poco británicos. Nosotros nos queremos sumar a este homenaje recordando varias canciones que tuvieron como inspiración a la propia reina, algunas de ellas nada amables ni complacientes.

Empezamos con los Beatles y Her Majesty, su canción más corta (apenas 25 segundos), incluida en su álbum Abbey Road (sí, el del paso de cebra) en 1969. Una pequeña y delicada pieza compuesta por Paul McCartney donde la reina se convierte incluso en objeto de deseo.

«Her Majesty is a pretty nice girl / But she doesn’t have a lot to say (…) Someday I’m gonna make her mine»

 

La banda con nombre mas monárquico, Queen, introdujo una versión del himno británico con arreglos de Brian May en su disco de 1975 A night at the Opera (posiblemente el mejor del grupo). Era habitual que cerrasen sus conciertos con este tema y el propio May lo interpretó en el Palacio de Buckingham en 2002 durante las celebraciones por el jubileo de oro de Isabel II.

Sigue leyendo