Chega de Saudade

Persona tocando la guitarra

Chega de Saudade (algo así como Basta de nostalgia) fue la canción inaugural de la Bossa Nova. Inició además la colaboración de una de las ternas más importantes de la música brasileña: Vinicius de Moraes en las letras, Tom Jobim en la música y el recientemente fallecido João Gilberto en la guitarra y en la voz. Curiosamente, en la primera grabación de la canción, la voz era la de Elizeth Cardoso y João tocaba la guitarra. Sin embargo, cuando se decidió a cantarla, el nuevo género encontró la mejor manera de acomodarse al canto, de forma sencilla, casi como si se estuviera hablando en susurros. Seguramente hay otras razones para que este tipo de canto se impusiera, pero como la bossa nació en los apartamentos de la burguesía de Río de Janeiro, circula por ahí la teoría de que era necesario cantar sin estridencias para no molestar a los vecinos. Aún más, en el caso de João Gilberto, parece que antes de trasladarse a Río, su lugar favorito para ensayar era el cuarto de baño de la casa de su hermana en Diamantina (Minas Gerais).

Como podéis imaginar, pronto salieron detractores de esta música. Una de las cosas que se decía era que los cantantes de bossa desafinaban. La reacción no se hizo esperar y Jobim junto a Newton Mendonça compuso Desafinado y João Gilberto se encargó de responder a los críticos aquello de «isto é bossa nova, isto é muito natural». Aquí vemos a Gilberto y Jobim, 30 años después «haciendo eterno lo que aún es tan moderno» como dicen al comienzo del vídeo.

Sigue leyendo

Hoy nos acordamos de Jerry González

Jerry González

 

Porque falleció el mes pasado en un incendio en su domicilio madrileño del barrio de Lavapiés.

Porque era uno de los grandes exponentes del Jazz Latino.

Porque fue un excelente trompetista y además un magnífico percusionista.

Porque colaboró con grandes músicos y artistas, como Dizzy Gillespie, Beach Boys, Paco de Lucía, Abbey Lincoln, Enrique Morente, Thelonius Monk o Martirio.

Porque formó parte de grupos tan sugerentes como Conjunto Folklórico y Experimental Nuevayorkino, The Fort Apache Band o El Comando de la Clave.

Porque fue un intérprete brillante y un gran improvisador.

Porque tuvo una segunda juventud después de aparecer en Calle 54, la reconocida película de Fernando Trueba del año 2000.

Porque lo suyo es la fusión y el mestizaje, desde su genuino afro-cuban jazz hasta sus más recientes coqueteos con el flamenco.

Porque fue uno de los integrantes del proyecto de los Piratas del Flamenco, junto a El Cigala, Niño Josele y El Piraña.

Porque a principios de este siglo se trasladó a vivir a España, siendo desde entonces uno de los iconos y referentes del circuito de jazz madrileño.

Porque la «mala vida» y algunos excesos nos han privado de disfrutar más de su música.

 

Jerry González & Fort Apache Band – Earth dance

Sigue leyendo