Camilo Sesto, adiós a uno de los grandes

Camilo Sesto

 

«Fue el gran cambio de guardia. Durante los años sesenta, en España se impusieron los conjuntos. Más o menos autosuficientes, obligaron a que la industria renunciara a muchos de sus hábitos: de repente, se quejaban los veteranos, “mandaban los mocosos”. La venganza llegó a finales de los sesenta, principios de los setenta: las discográficas recuperaron el timón. Inventaron el concepto de la canción del verano pachanguera y, sobre todo, apostaron por los baladistas, sobre los que controlaban su repertorio, las producciones, los lanzamientos… Camilo Sesto se situaba muy por encima de casi todos sus coetáneos en términos de recursos vocales; además, había pegada en sus fondos instrumentales y componía mucho de su repertorio.»

Diego A. Manrique (El País)

 

Camilo Sesto – Vivir así es morir de amor

 

El pasado 8 de septiembre fallecía Camilo Sesto a los 72 años de edad. Cuando escuché la noticia, me vinieron a la memoria multitud de recuerdos, de largas noches de parranda que solían culminar en locales más o menos canallas donde a última hora la gente se volvía loca al ritmo de la Carrá, Marisol, Nino Bravo o, sobre todo, el gran Camilo Sesto. Pocas personas podrán decir que en alguna ocasión no han bailado o tarareado la canción del vídeo anterior. Pero sería injusto asociar al artista alicantino sólo con la pachanga y los karaokes, porque la verdad es que fue un compositor, productor y cantante de voz privilegiada que durante la década de los 70 (y parte de los 80) dominó la escena musical española y cuya popularidad le permitió alcanzar múltiples números 1 en las listas de éxitos.

Sigue leyendo

Medio siglo de Woodstock

Woodstock 1969

 

«Tres días de paz, amor y música en el campo. Ése era el plan. Pero en Woodstock las cosas se torcieron un poco: una organización desbordada por una marabunta humana, monstruosos atascos, lluvia, barro y pésimas condiciones higiénicas, incluso para aquellos hippies rigurosamente zarrapastrosos. Nada de eso impidió que aquellos cuatro días de agosto de hace 50 años fueran uno de esos quicios por los que se pliega la historia para alumbrar un no va más.»

Gonzalo Ugidos (El Mundo)

 

Santana – Soul sacrifice (Woodstock Live 1969)

 

Se acaba el verano y, por extensión, también van finalizando los variados eventos musicales que se celebran durante estas fechas estivales. Y uno de ellos, el más legendario y renombrado de la historia del rock, está de aniversario. Se cumplen 50 años de la primera edición del Festival de Música y Arte de Woodstock, el «Festival de Festivales». Ya ha pasado medio siglo de aquella macro-concentración en el pastizal de Bethel (en el Estado de New York) entre los días 15 y 18 de agosto de 1969. Fue un momento único e irrepetible, la máxima expresión de la contracultura de esa década, donde el movimiento hippie dio rienda suelta a sus anhelos de paz, amor, música y drogas.

Sigue leyendo