Medio siglo de Bossa Nova

Por Marián Ramos

Foto: Detalle de las aceras de Copacabana

En 1958, un desconocido Joao Gilberto publicaba su primer disco, Chega de Saudade. Este hecho marca el nacimiento de lo que se conoce como Bossa Nova, un nuevo movimiento musical e incluso una nueva forma de cantar. La música la ponía Antonio Carlos Jobim, las letras Vinicius de Moraes y Joao Gilberto ponía la voz. En aquella época era un atrevimiento cantar de una manera natural, como si se estuviera manteniendo una conversación. Los primeros críticos llegaron a decir que Gilberto desafinaba. La respuesta de la Bossa Nova llegó en forma de canción: Desafinado.

Si dices que desafino, amor,

Debes saber que esto me provoca un inmenso

dolor,

Sólo los privilegiados tienen un oído como el

tuyo,

Yo apenas tengo el que Dios me ha dado.

Si insistes en calificar

Mi comportamiento de antimusical,

Aunque mienta debo argumentar

Que esto es bossa nova, esto es muy natural.

Joao Gilberto & Caetano Veloso – Desafinado

Por su parte, Jobim y Vinicius firman la mayoría de los temas más conocidos de la Bossa, como la famosísima Garota de Ipanema, dedicada a una muchacha que veían pasar desde un bar. La mayor parte de nosotros la conocemos en la adaptación al inglés, cantada por Astrud Gilberto y acompañada por el saxo de Stan Getz. Aquí la tenéis en un proto-vídeoclip de estética pin-up:

Era una música que venía de la burguesía en contraposición con el Samba, proveniente de las clases más populares. Se trataba de temas mucho más optimistas. Un concierto celebrado en 1959 en el patio de la Facultad de Arquitectura de Río, en que actuaba Silvia Telles con un grupo de bossa nova, fue bautizado como La noche del amor, la sonrisa y la flor, lo que se ajusta totalmente con los temas de las canciones. Así, son frecuentes temas dedicados a las flores (Chovendo na roseira de Jobim), a la playa y al atardecer (Tarde em Itapoa de Vinicius y Toquinho), a las tormentas del fin de verano (Águas de março de Jobim), etc. Son innumerables los que hablan de amor, incluso correspondido.
Podéis escuchar una de las cantantes más queridas de Brasil, Elis Regina, cantando Águas de março:
Ese Brasil feliz y un poco futurista que construyó una nueva capital llena de edificios modernos, dio paso a otro en el que anidaron la dictadura y la represión. No obstante, el panorama musical siguió siendo muy interesante gracias a los representantes del Tropicalismo (Caetano Veloso, Gilberto Gil, María Bethania, Gal Costa) y cantautores como el poético Chico Buarque.

Bossa Nova y algunos músicos brasileños en nuestros discos de la Biblioteca:

* Astrud Gilberto: The Astrud Gilberto album y Beach samba

* Vinicius de Moraes con María Creuza, María Bethania y Toquinho. Es el mítico álbum grabado en una “boite” argentina llamada La Fusa.

* Tom Jobim: Wave : the Antonio Carlos Jobim songbook

* Toquinho: Trinta anos de música

* Stan Getz: The girl from Ipanema

* Caetano Veloso: Lo mejor de Caetano Veloso. Para tener una idea de la trayectoria de este músico, capaz de escribir canciones sobre temas a priori tan poco musicales como Alejandro Magno (Alexandre).

* Gal Costa: Bossa tropical

* Gilberto Gil: Quanta gente veio ver. Si además de la música brasileña te gusta el reggae, Gil es tu hombre. El ex-ministro de Cultura de Lula interpreta temas de siempre.

* María Bethania: The definitive collection

* Chico Buarque: Convite para ouvir

* Compilaciones: Jazz Brasil, Jazz Brasil 2, Samba bossa nova, Brasileiro (combina artistas más modernos como Chico César, Zeca Baleiro o Rosa Passos con otros más clásicos como Beth Carvalho o Jorge Ben).

La “Nova Bossa Nova” brasileña

VV.AA.

Samba bossa nova

Putumayo (2002)

El sello discográfico Putumayo World Music se creó en 1993 en New York con el objetivo prioritario de difundir la música de otras culturas y civilizaciones. Durante estos quince años han conseguido hacerse un hueco importante en el mercado de las denominadas “músicas del mundo”, destacándose por una imagen de producto reconocible y característica tanto en el diseño (las llamativas cubiertas de estilo naif de Nicola Heindl) como en el contenido (agradables recopilatorios de canciones generalmente melódicas y alegres). De una jaima magrebí a un café parisino, de una playa caribeña a una plantación de té asiática, de las calles alborotadas de New Orleans a la medina de El Cairo, o de un club latino de jazz a una taberna irlandesa, Putumayo nos ofrece un estimulante viaje musical por el planeta, siempre buscando alcanzar la mezcla idónea entre lo tradicional y lo contemporáneo.

Moreno Veloso – Deusa do amor

Samba bossa nova es una encantadora y atractiva compilación de música brasileña contemporánea, las voces del futuro reinterpretan con ritmo y calidez los sonidos del pasado. Es la llamada “nova bossa nova“, la nueva ola de músicos y cantantes brasileños destinados a sustituir a aquellos otros (Jobim, Gilberto, Moraes, Regina, Toquinho…) que descubrieron la bossa nova al mundo entero. Es un disco sorprendente, luminoso, relajante y seductor, que aporta nuevas inquietudes creativas pero que no puede ocultar la influencia de los autores clásicos.

Aquí podemos escuchar a los descendientes de Antonio Carlos Jobim (su hijo forma parte del elegante Quarteto Jobim-Morelenbaum) o Caetano Veloso (su hijo Moreno Veloso, íntimo y brillante en su interpretación), además de otros artistas como el grupo de fusión entre ritmos tradicionales y electrónica Da Lata, la sugerente Rosa Passos o la refrescante Rita Ribeiro.

La Biblioteca tiene entre sus fondos una importante colección de discos del sello Putumayo. A continuación te recomendamos algunos que deberías escuchar: