Sin lugar a dudas

Cada cosa en su lugar

24 de Febrero de 2017 § 0 comentarios § Categorías: CDU

¿Existe alguna probabilidad, por pequeña que sea, de encontrar un libro?

Hemos hablado varias veces en este blog sobre el “domicilio” de los libros, sobre el orden y lo importante que es que cada documento tenga asignado un lugar y que sus “vecinos” sean semejantes a  él, por aquello de la serendipia. Pues bien, hoy vamos a dedicarnos a hablar de la CDU, o Clasificación Decimal Universal, sistema que utilizamos para ordenar los libros en las estanterías y que tantos dolores de cabeza os produce a vosotros y, por qué no confesarlo, a nosotros, los bibliotecarios.

Os voy a contar un secreto: muchos de los bibliotecarios no son fanáticos de la CDU. Es más, alguno incluso le tiene cierta manía a su “padre”, Paul Otlet. Es más, yo le tengo bastante tirria desde que un día me contaron que ya desde niño tenía la manía de clasificar cosas. Siempre me he imaginado este diálogo entre el pequeño Paul y su madre:

-Paul Otlet, han venido tus amiguitos a buscarte para jugar.

-Diles que no puedo bajar, mama, que estoy clasificando unas piedras.

Fuese o no fruto de la infancia que mi imaginación vengativa había construido, la CDU pese a su complicación, nos ayuda a encontrar la información que buscamos, por lo que me arrepiento de mi maldad y doy las gracias a Paul Otlet (aunque siempre me caerá mejor Ranganathan).

Básicamente tenemos que considerar un número de la CDU cifra a cifra, empezando por la izquierda. El primer número nos indica la materia general de la que trata el documento y los números siguientes, si los hay, son subdivisiones. Por ejemplo: el 5 es el número de las ciencias, si encontramos el 51, estamos hablando de las matemáticas, si tenemos el 512, del álgebra, si es el 512.64 (el punto solo sirve para facilitar la lectura), del álgebra lineal, etc. Después estarían las materias que empiezan por 52, luego 53, etc.. hasta que pudiéramos pasar al número 6. Esto nos vendría muy bien en las listas de espera porque el número 150 según la lógica CDU, iría antes del 25.

Aquí os dejamos los principales números de la CDU :

0 Generalidades. Documentación. Informática

1 Filosofía. Psicología. Lógica

2 Religión

3 Ciencias Sociales

4 Vacía (así lleva mucho tiempo ¿cuántos años más tendremos que esperar para que la llenen?)

5 Matemáticas. Ciencias Naturales

6 Ciencias aplicadas. Medicina. Tecnología

7 Bellas Artes. Juegos. Espectáculos. Deportes

8 Lenguaje. Lingüística. Literatura

9 Geografía. Biografía. Historia

¿Sigue sin gustarte? No me extraña, pero lo importante es que es útil y que estamos aquí para ayudaros cuando el numerito se os atragante. Otro día os hablaré de la Clasificación de la Biblioteca del Congreso, que amigable, lo que se dice amigable, tampoco es.

 

§ 0 comentarios :'(

Navegar es necesario

24 de Enero de 2017 § 0 comentarios § Categorías: Bibliografía recomendada, Envío entre sucursales, Reservas, Trabajo Fin de Grado, Trabajo Fin de Master

En un poema de Pessoa se puede leer esta frase, que a su vez se atribuye al general romano Pompeyo: “Navegar es necesario, vivir no es necesario” (“navegar é preciso, viver não é preciso”) Y ¿por qué nos acordamos ahora del poeta portugués? Porque en el poema de Pessoa se alude al impulso creativo usando esa metáfora de la navegación y hemos pensado que a nuestra manera podríamos aplicarla a la misión de la biblioteca:

¿No estamos aquí para crear nuevo conocimiento basándonos en toda la información que somos capaces de recoger, organizar y difundir? ¿No usamos precisamente la palabra “navegar” cuando nos referimos al acto de buscar información, no vamos de puerto en puerto, de documento en documento, no paramos a veces e incluso buceamos hasta que encontramos aquello que necesitamos y regresamos por fin a nuestra Ítaca particular?

Pues aquí estamos una vez más, inaugurando un nuevo cuatrimestre y ofreciendo algunas cartas de navegación  para evitar el naufragio y la desorientación:

  • Encontraréis toda vuestra bibliografía recomendada en nuestro catálogo. Veréis fácilmente si los ejemplares están disponibles en vuestra biblioteca y si no fuera así, podréis pedirlos a otras sucursales donde sí lo estén o reservarlos en el caso de que estén todos prestados.
  • Tenéis guías temáticas que os ayudarán a localizar recursos de información interesantes para estudiar o realizar algún trabajo de clase.
  • Si no sabéis cómo redactar las referencias bibliográficas de un trabajo podéis consultar nuestra guía para citar con “estilo”.
  • Si ya estáis alcanzando los últimos puertos en vuestra singladura y tenéis que redactar el TFG o el TFM, también tenemos sendas guías para ayudaros.
  • Y por supuesto, si a pesar de todo os sentís perdidos, dejaos guiar por los faros: tenéis al menos uno en los mostradores de la biblioteca y si su luz no es suficiente, siempre os podrá orientar hacia otro que os ilumine mejor.

¡Que el viento os sea favorable!


Imagen: By ALBUQUERQUE, Luís de, pref – Livro das Armadas, pormenor [Academia das Ciências de Lisboa – ACIENL] Public Domain, via Wikimedia Commons

§ 0 comentarios :'(

¡A hacer flashback!

20 de Diciembre de 2016 § 0 comentarios § Categorías: Navidad, Resumen anual

En los últimos días de diciembre a todos, seamos o no amanecistas, nos entran unas ganas locas de hacer flashback en la Plaza Mayor, como  los personajes de la película Amanece, que no es poco. Como este blog es la plaza mayor de nuestra biblioteca, vamos a imitarlos  y retroceder un poco para hacer un resumen de lo que el año 2016 dio de sí.

Si tuviéramos que elegir una sola de las actividades de este año, sin duda sería la celebración del día del libro que  ha estado centrada en el cuarto centenario de la muerte de Cervantes. En todas nuestras bibliotecas preparamos exposiciones centrándonos en algún aspecto de su obra y el colofón sin duda fue la representación del monólogo La confesión del Quijote escrita por Lola Blasco (galardonada con el Premio Nacional de Literatura Dramática también en este año 2016) e interpretada por Juan Codina  en la Biblioteca de Humanidades, Comunicación y Documentación. Ya sabéis que para nosotros es un placer que se programen actividades fuera de lo común en nuestros espacios y sin duda, esta representación nos ayudó a hacer de la biblioteca un lugar lleno de emociones.

Y la emoción llegó de nuevo en el mes de octubre, ya que nuestra  biblioteca de Ciencias Sociales y Jurídicas cumplió 25 años en el edificio que lleva el nombre de nuestra admirada María Moliner. Celebramos esas bodas de plata con este vídeo que homenajeaba al edificio, al cine mudo y a los libros como alimento de la inteligencia.

También hemos introducido pequeñas mejoras y cambios que esperamos que os hayan hecho la vida más fácil, como son el sistema de reservas de salas de trabajo (recordad que la reserva es online pero hay que pasar por el mostrador ese día para confirmarla) o el aumento en el número de renovaciones que han pasado a ser 10 en vez de 5. Además, para ayudaros a citar con estilo en vuestros trabajos, hemos realizado una nueva guía de citas bibliográficas.

Hay muchas más cosas que podríamos citar, como el Club Internacional de Lectura y Pensamiento que inició una nueva edición o el proyecto de un Club Internacional de Cine que echará a andar el año que viene, o el préstamo de cámaras réflex y trípodes, pero nos quedamos sin puertas para viajar en el tiempo, y como dicen en el Ministerio del tiempo, serie a la que también se le dedicó una exposición, el tiempo es el que es, así que aprovechamos el que nos queda para desearos unas felices fiestas y mucha suerte en vuestros exámenes.

Imagen: Navidad en Viena por Luis Torregrosa. Dominio público via Wikimedia Commons

§ 0 comentarios :'(

Catástrofes poco naturales

29 de Noviembre de 2016 § 0 comentarios § Categorías: Colección, Responsabilidad

Una persona normal ve una escena romántica, un bibliotecario piensa que los libros de las mochilas se estarán mojando…

Pese a que algunos llevamos mucho tiempo trabajando en la biblioteca todavía nos quedamos congelados de sorpresa ante algunas catástrofes que sufren los libros de nuestra colección, tanto que podríamos hacer un Mannequin challenge sin apenas esfuerzo. Aunque ya hemos hablado de esos “accidentes” en este blog, nos parece que conviene insistir, quizá para poder conjurarlos, como si este post fuera una especie de hechizo para que dejaran de suceder.

Nos llena de congoja la cantidad de libros mojados que nos devuelven: es como si se hubiera puesto de moda un reto para  comprobar si son resistentes a los charcos o sirven para refugiarse de la lluvia, porque ¿quién quiere un paraguas cuando tiene un Manual de Derecho Administrativo, por poner un ejemplo? Así que aunque estamos seguros del avance del cambio climático a veces no tenemos más remedio que hacernos partidarios de la sequía.

Sospechamos también que hay quien compone mensajes cifrados tachando todas las palabras menos unas pocas de las páginas de un libro con rotuladores rosa, verde o amarillo fosforito, porque, ¿qué otro sentido puede tener llenar un libro de líneas de colores? ¿Subrayar? ¿Un libro de la biblioteca? ¿En serio?

No hay pan para tanto chorizo ni papel para tanta mancha de café u otras bebidas. Las manchas de chorizo son poco frecuentes pero las de bebidas se pueden encontrar con más facilidad.  Lo cierto es que hay una asociación entre el acto de leer/estudiar y el de tomar café o té, especialmente en los días de lluvia o frío. Comprendemos e incluso compartimos esa sensación placentera pero cada vez que vemos un inestable vaso de cartón lleno de café entrando en la biblioteca (acompañado de un ser humano, claro) acabamos con un ataque de nervios, así que parafraseando a Lola Flores: “si nos queréis, irse” a tomar café lejos de los libros.

Y continuando con este tema, de vez en cuando nos encontramos con algún “regalito” en las estanterías más recónditas de la biblioteca: una lata de refresco por allí, un envoltorio de sándwich por allá… Lo único que nos consuela un poco es que no somos los únicos, mirad lo que  pasaba dos años atrás en la Universidad de Liverpool:

Sandwich

Como veis, no solo es terrible que se hayan almacenado esos restos en una estantería, sino que además, no están en la signatura correspondiente, ¡imperdonable!

En fin, si queréis a vuestros bibliotecarios, o al menos no queréis presenciar un infarto en directo en la biblioteca, sed buenos con los libros.


Imagen: By © Tomas Castelazo, www.tomascastelazo.com / Wikimedia Commons, CC BY-SA 3.0

§ 0 comentarios :'(

Objetos de deseo

27 de Octubre de 2016 § 0 comentarios § Categorías: Sin categoría

Esperando que caiga algún objeto más

Imaginemos que esto es una revista de moda o un suplemento dominical de un periódico…¿cómo se titularía un artículo en que se hablara de aquellas cosas que todos deberíamos tener ? Pues así, objetos de deseo o también must have. Pero como somos una biblioteca, en nuestro caso esos must have para todas las temporadas, además de los libros que os ofrecemos en préstamo, son estos objetos que os describimos a continuación. Pregunta en tu biblioteca porque no en todas se presta lo mismo.

  • Portátiles: a estas alturas seguramente ya habéis pedido algún portátil en préstamo, pero por si no es así, recordad que en las bibliotecas podéis tener uno en préstamo, eso sí, como tienen mucha demanda, solo los dejamos 3 horas.
  • Alargadores: las bibliotecas de la Universidad se han construido en distintas épocas y no todas están preparadas para esta era de los dispositivos inalámbricos pero que en algún momento tienen que estar enchufados. Si no tienes un enchufe cerca  (ay, la necesidad de enchufes…) pregunta en tu biblioteca si te pueden prestar un alargador.
  • E-readers: puede que ya tengáis uno pero si no es así y queréis probar,  podéis  pedirlo en préstamo en la Biblioteca de Humanidades, Comunicación y Documentación.
  • Cámaras réflex: todos tenemos una cámara en nuestro móvil pero a veces no es exactamente lo que necesitamos, por eso, en la Biblioteca de Humanidades os pueden prestar una cámara réflex.
  • Trípodes: a no ser que rodemos según los preceptos del Manifiesto Dogma, un trípode puede resultar muy útil y por eso también en la Biblioteca de Humanidades podéis pedir que os  presten uno.
  • Cerramos nuestra lista con rotuladores para pizarras, auriculares, cargadores, etc… Podéis ver todo lo que prestan en la Biblioteca de Colmenarejo en el siguiente vídeo: [iframe id=”https://www.youtube.com/embed/LocZafoUDQE” mode=”normal” autoplay=”no”]

¿Hay alguna otra cosa que os gustaría que la Biblioteca prestara? En algunas bibliotecas públicas de Estados Unidos prestan máquinas de coser o herramientas ¿cómo lo veis?


Imagen BY Luke Wroblewski CC BY via Flickr

§ 0 comentarios :'(

Biblioteca de Ciencias Sociales y Jurídicas: 25 años de amor.

19 de Octubre de 2016 § 0 comentarios § Categorías: Aniversarios, Biblioteca UC3M

SalaInstalaciones2

La Biblioteca de Ciencias Sociales y Jurídicas cumple 25 años en su actual emplazamiento. Quizá os parezca que a pesar de que un aniversario como ese merezca una celebración, el  título de este post es un poco exagerado porque ¿acaso se puede amar un edificio? Si estamos hablando de las vigas, los ladrillos, el cemento y todos esos elementos constructivos, pues no,  pero si consideramos que un edificio es un contenedor de historias, en ese caso, declaramos nuestro amor al que alberga a la Biblioteca de Ciencias Sociales y Jurídicas desde hace 25 años. Además, para justificarnos, hemos encontrado todas estas razones:

  • La primera razón es que este edificio lleva el nombre de María Moliner, archivera, bibliotecaria y autora del famoso diccionario que todos conocemos por su nombre. Una mujer que creía en el poder transformador de la educación y del libro y que como dice Carmen Iglesias en este documental de TVE, “participa de todo ese mundo ilustrado de los años 30 vinculado a la Institución Libre de Enseñanza y a las mejores cabezas y corazones de nuestros antecesores”.
  • La segunda razón es el vínculo que se establece la primera vez que atravesamos la puerta que da acceso a su sala de lectura. Es verdad que necesita una actualización y que el paso de los años ha hecho algún estrago en ella pero no podemos negar su belleza, ni tampoco que su forma desata la creatividad, pues hay quien ha imaginado un paseíllo de toreros o una asamblea de la ONU por sus anillos. Así que es conocida como la biblioteca de los anillos (¡nuestro tesoro!) o incluso nos han preguntado alguna vez si era la plaza de toros.

bibliotecaCSJ-Sala

  • Otra razón para amarla es que ha presenciado grandes cambios: surgió como una biblioteca completamente automatizada desde sus inicios pero eso no le ha impedido asistir a la transformación espectacular del mundo de la información, desde la preeminencia de libros y revistas en papel a la revolución digital. Para que os hagáis una idea, en un vídeo de esos primeros años aparece Margarita Taladriz, la primera directora del servicio de Biblioteca, mostrando un CD-ROM como una gran novedad. ¡Imaginaos cómo eran las bibliotecas entonces! Así que  amamos a nuestra biblioteca no solo por vieja, sino también porque después de todos estos años, es mucho más sabia.
  • Y la última razón ya la esbozábamos en la introducción, la biblioteca es, además, el lugar donde ocurren muchas historias,  la del edificio que ya hemos comentado, pero sobre todo, las historias de sus habitantes: tanto las del personal que ha trabajado aquí desde entonces o en algún momento de su vida profesional, como las de todos sus usuarios empezando por la primera época hasta la actualidad.

¡Esperamos que la vida nos regale muchos más años de amor!

P.S. Sería fantástico que nos hicierais llegar alguna de vuestras historias en nuestra biblioteca en los comentarios a esta entrada.

§ 0 comentarios :'(

Guía para usuarios primerizos

13 de Septiembre de 2016 § 0 comentarios § Categorías: Bibliografía recomendada, CDU, Préstamo

7658284016_71661b1a78_z

Siempre hay una primera vez para todo y si has empezado en la Universidad hace poco, también estarás enfrentándote a tu  primera vez en  nuestra biblioteca. Quizá hayas utilizado alguna biblioteca pública o incluso nos hayas visitado mientras preparabas la PAU, pero ahora, ante el abismo de la  bibliografía de tus asignaturas puede que sientas una enorme sensación de vacío. Para evitarlo, hemos decidido ser una especie de Mrs. Robinson bibliotecaria y te recopilamos todo lo que deberías saber para sacar el máximo partido a la biblioteca estos primeros días. Eso sí,  jugando con títulos y frases de películas.

Todo sobre el préstamo: En este vídeo de 2 minutos te explicamos cómo funciona este servicio en la biblioteca.

[iframe id=”https://www.youtube.com/embed/HWFAC4pFje0?rel=0″ align=”center” autoplay=”no”]

En busca de la Bibliografía perdida: ¿Cómo encuentro la bibliografía recomendada de mis asignaturas? Basta con que entres  en este enlace, elijas tu grado y a continuación la asignatura para que veas la referencia de todos los libros que recomiendan tus profesores en nuestro catálogo.

Algo de qué hablar: aunque la biblioteca se asocia al silencio, es normal que necesites un espacio para trabajar con tus compañeros y hablar en voz alta. En ese caso puedes reservar una sala de trabajo de la Biblioteca. A continuación os dejamos un vídeo en el que te explicamos lo que tienes que hacer para reservar una. Una recomendación: no olvides confirmar tu llegada el día de la reserva o cancelarla si no la vas a ocupar.

[iframe id=”https://www.youtube.com/embed/jsRcLafQofk?rel=0″ align=”center” autoplay=”no”]

En ocasiones veo muchos números y letras : No te preocupes, eso es lo que nosotros llamamos signatura o código de localización de los libros y aunque lo parezca, no necesitas un sexto sentido para encontrarlos en la biblioteca. La primera letra del código indica la biblioteca (excepto para Ciencias Sociales y Jurídicas. La C es para Colmenarejo, la H para Humanidades, la L para Leganés y las letras PT para Puerta de Toledo). La siguiente letra es el lugar de la biblioteca donde está colocado, generalmente será S para los manuales y D para el Fondo Especializado (en el catálogo, la localización te dará una pista sobre por dónde andará en cada biblioteca). A continuación está la CDU, una clasificación numérica y decimal que indica la materia del libro. Aquí tienes las más frecuentes. A continuación encontraremos tres letras que nos ayudarán a colocar los libros de una misma materia de forma alfabética. Sabemos que esto es un poco lioso, así que no te cortes y pregúntanos para que te ayudemos con la búsqueda.

Cuenta conmigo, sería el título que lo resumiría todo porque en la biblioteca estamos para ayudarte.

[iframe id=”https://www.youtube.com/embed/i0nMZkiWGMo?rel=0″ align=”center” autoplay=”no”]


Imagen: Learning BY CollegeDegrees360 CC BY SA via Flickr

§ 0 comentarios :'(

¡Viva Septiembre!

6 de Septiembre de 2016 § 0 comentarios § Categorías: Bibliotecarios, CDU, Colección

vintage-back-to-school-poster-1394471782jRo

¡Me encanta septiembre! Sí, pero no penséis que es porque me gusta volver al trabajo, porque me encanta la vuelta al cole o porque estoy deseando que se acabe el verano… No, a mí me gusta septiembre porque los kioskos se llenan de coleccionables. He de confesar que este año me han decepcionado un poco: no hay condecoraciones del mundo, ni cascos de Star Wars, ni casa de muñecas decimonónicas… Por eso, este año me he lanzado a idear mi propio coleccionable,  Bibliotecas del Mundo, que consta de las siguientes entregas:

Fascículo 1 (ya sabemos que es el más importante y el que tiene que enganchar a los lectores para que compren el siguiente que siempre es más caro):

Muñeco/a bibliotecario/a articulado/a con capacidad para hablar varios idiomas, con una formación sólida, simpático/a, sociable y que tenga atrofiados los músculos que intervienen en la acción de llevarse un dedo índice a los labios para pedir silencio. Es decir, que no se parezca nada a esta, aunque quién sabe, lo mismo hay coleccionistas que la prefieren:

Librarian action figure

Fascículo 2:

Un buen edificio escala 1:1 confortable y con abundante luz natural y totalmente equipado. Podríamos elegir entre algunos de estos edificios que circulan en las listas de bibliotecas más bellas del mundo.

Fascículo 3:

Una gran colección manuscrita, impresa y digital (las tablillas y estelas de piedra las vamos a dejar y empezaríamos con rollos de papiro, luego seguiríamos con los códices manuscritos para pasar a los incunables, libros impresos….en realidad necesitaríamos varios fascículos para esto, pero como es una elucubración, he decidido no ajustarla a la realidad…)

Fascículo 4:

Carnet de la biblioteca personalizable y que además de guardar el historial de lecturas sugiera otras nuevas sin basarse en lo que has leído antes, ¡ya está bien de leer solo lo que se parece  a lo que ya hemos leído!

Fascículo 5:

Caja de herramientas del buen usuario de biblioteca: catálogo, buscador, bases de datos… todas accesibles en cualquier momento a través de Internet aunque el “coleccionable” esté cerrado.

Fascículo 6:

Mapa de orientación y brújula/guía de la CDU y  las miniaturas de Otlet y Lafontaine. A los padres de la CDUbelgas como Tintin, yo siempre me los he imaginado como Hernández y Fernández.

¿Continuará?

¿Creéis que alguien llegaría a comprar el segundo fascículo? O mejor aún ¿creéis que compraría alguien el primero? ¿pensáis que debo hablar con los de Planeta De Agostini o sigo intentando parecerme al muñeco o muñeca que he descrito en el fascículo 1?


Imágenes: Vintage Poster Volver a la escuela en Dominio Público.

Librarian Action Figure by Paul L. Dineen CC BY via Flickr

§ 0 comentarios :'(

Cuando nadie nos ve

29 de Junio de 2016 § 0 comentarios § Categorías: Bibliotecarios, Colección

2452304492_49aeff09dc_o

Hay gente que piensa que una vez que han terminado los exámenes y el verano llega con todo su esplendor, las bibliotecas de las universidades cierran, las colecciones sufren la canícula en soledad y los bibliotecarios nos encerramos en algún lugar a leer, que es la imagen que todo el mundo tiene de un bibliotecario (sí, ese señor o señora con gafas, moño y rebeca que pone sellos, manda callar y lee). Pero no es así, los bibliotecarios, respondamos o no a la imagen que se tiene de nosotros, dedicamos los días del verano a unas tareas muy particulares, a cosas que hacemos cuando nadie (o poca gente) nos ve:

Inventario: el inventario es un clásico veraniego, es el Ulises de Joyce que nos llevamos cada verano a la playa y que  también cada verano vuelve de ella inmaculado. Pero el inventario no es tan inmaculado, pues una de sus consecuencias es que le das una vuelta a todos los libros (y al polvo que acumulan) para poder leer su código y te ensucias un montón. Otra consecuencia es la guerra de las pistolas lectoras, la fiebre que nos da a los bibliotecarios a ver qué equipo lee más códigos en menos tiempo con lo que nosotros llamamos pistola pero que nos hace sentirnos como Luke Skywalker y Darth Vader en un duelo de espadas láser.

Expurgo/Relegación: Dice la sabiduría popular que el saber no ocupa lugar, pero un bibliotecario sabe que eso no es cierto, ya que vivimos con la presión constante de buscarle espacio a nuestras colecciones. A veces ese espacio solo se consigue si hacemos un poco de limpieza,  como la de cajones y armarios a las que de vez en cuando nos sometían nuestros progenitores (por ser igualitarios, porque realmente era nuestra madre quien nos solía obligar . Así que muchos veranos nos ponemos a distinguir el libro-pantalón- de- campana- hortera –que- no- volveremos- a- ponernos  del libro-Little- Black- Dress -“vintage” sin que ningún fondo de armario o colección bibliotecaria que se precie puede vivir.

Obras en la biblioteca: He aquí otro clásico veraniego.  Nos encantaría que nos dieran un casco y un mono para trabajar entre ellas como si fuéramos un miembro de los Village People, cantando con orgullo bibliotecario I am what I am pero las tenemos que resistir con el atuendo habitual: la rebeca (qué calor), el moño y las gafas que ya hemos mencionado antes. Eso sí, cuando volvéis en septiembre os podéis encontrar con una maravillosa nueva biblioteca, como ocurrió hace unos años con la de Humanidades.

Y así, pidiendo la nueva bibliografía a nuestros proveedores, enlazándola al catálogo, preparando nuevas ayudas para vuestras búsquedas, porque también en verano se suelen cambiar las versiones del catálogo, o el buscador, o la página web, pensando en nuevas formas de comunicarnos con vosotros, se nos pasa el verano, aunque nadie (o poca gente) nos vea.

¡Os deseamos un feliz verano a todos!


Imagen: The team By Ultleg and tekst CC BY via Flickr

§ 0 comentarios :'(

Seres mitológicos (o no tanto) de la época de exámenes en la Biblioteca

31 de Mayo de 2016 § 1 comentario § Categorías: Anécdotas, Exámenes

717px-ChaneyPhantomoftheOpera2

Ahora que prácticamente hemos terminado con  la primera tanda de exámenes, queríamos compartir con vosotros el universo de seres que pueblan la Biblioteca en esta época. A lo mejor reconocéis alguno de ellos.

El Fluorescentirraptor: ser que se adapta a diversos hábitats y que se caracteriza por una obsesión compulsiva por subrayar (o tachar) los libros de la biblioteca con rotuladores fosforitos. Nos encantaría que estuviera en peligro de extinción.

Fluorescencia

El usuario invisible: no lleva vendas y su presencia es proporcional a la escasez de puestos de estudio. A determinadas horas sabemos que están allí porque hay un montón de cosas visibles en esos puestos, así que pensamos que deberían  desaparecer por simple contradicción: lo invisible no puede ocupar espacio.

El Supercaloret: hace su aparición sin remedio en el mes de mayo y provoca que todo el personal esté atentísimo a las previsiones del tiempo. El Supercaloret es un villano, pero carecemos de un héroe a su altura para combatirlo porque, aunque os suene a excusa, no tenemos un artilugio como el que usaban en Gotham City, en nuestro caso para avisar a SuperAireAcondicionado, al que nosotros también adoramos.

El hombre/la mujer de la mancha: nótese que no estamos hablando de una región española, un canal o del Caballero de la triste figura. Hablamos de todos aquellos seres que dejan tras de sí un rastro de manchas de café u otros bebedizos que incluso pueden añadirles alas a su anatomía… Sabemos que en estas fechas una buena dosis de cafeína viene muy bien, pero un poco de cuidado también…

El monstruo de los gritos y susurros: no es un monstruo sueco sino uno con un origen inequívocamente patrio que se caracteriza por su habilidad para emitir ruidos más parecidos a los gritos que a los susurros, si tenemos que ser sinceros. Está muy adaptado a nuestro hábitat y es muy difícil de erradicar porque cada uno de nosotros llevamos uno dentro…

El bibliotecario convulso: porque el bibliotecario en esta época, será convulso o no será… así que pasa de ser patrullero del silencio a monstruo de los gritos y susurros, sobre todo si cae en sus manos algo que ha pasado por un fluorescentirraptor,  sufre con el Supercaloret pero se tiene que poner la rebeca bibliotecaria cuando llega SuperAireAcondicionado normalmente  el día en que bajan las temperaturas, para terminar derramando el café sobre un usuario invisible. Es que nosotros también somos humanos…o monstruos.

 

§ 1 solitario comentario