Versión original

Cuando era pequeña y oía la radio con mi madre me daba mucha rabia que ella comentara Esa canción es de mi época, si de repente escuchábamos algo que me gustaba especialmente. Era una tontería, pero quizá de ahí viene mi gusto por las versiones y la poca importancia que le suelo dar a si fue primero el huevo o la gallina. En este post os voy a mostrar algunas versiones que me gustan especialmente, empezando por los boleros,  pasando por el jazz y el pop  y terminando con la música brasileña.

Vamos con una canción de Agustín Lara, compositor mexicano que escribió éxitos como María Bonita o este Piensa en mi, que algunos descubrimos gracias a que Pedro Almodóvar lo incluyó en su película Tacones Lejanos. En la película lo interpretaba Luz Casal, pero también lo “lloró” Chavela Vargas  y últimamente lo ha cantado Natalia Lafourcade que podéis ver en esta versión vintage con coro masculino. Os dejo los vídeos correspondientes para que elijáis la versión que más os guste u os quedéis con las tres.

Hay algunas versiones que son difícilmente superables como prácticamente todas las interpretaciones de Billie Holiday. Pero si hay una canción que me estremece cada vez que la oigo cantada por ella es Strange fruit, un alegato en contra del racismo al que el desgarro interpretativo de Billie le confiere una belleza sobrecogedora. Dicho esto, la versión de Annie Lennox me parece estupenda, aunque creo que el lirismo de la orquesta desvirtúa un poco el fondo de la canción; pero para gustos se hicieron las versiones 😉

En mi infancia no teníamos tantos canales de televisión ni se repetía tanto la emisión de determinadas películas, así que tuve que esperar hasta los 11 años para escuchar la música de Sonrisas y Lágrimas (para mí fue La novicia rebelde). Le cogí una manía tremenda a Julie Andrews pero tengo que confesar que soy fan de una de las canciones de la película: My favorite things, y a juzgar por el número de versiones que se han hecho de ella, mucha gente más lo es, entre ellos, el gran John Coltrane. Os dejo con 3 versiones, la de la propia Andrews, la de The Supremes disfrazadas de diosas griegas y la de Eva Cortés.

A veces tengo episodios de insomnio y cuando no puedo dormir escucho la radio porque me ayuda a dejar de pensar, pero hay ocasiones en que me desvelo porque algo capta mi atención, como me ocurrió cuando escuché esta versión de A taste of honey cantada por Lizz Wright. Había escuchado la canción por los Beatles, pero nunca había reparado en la letra y creo que llevarla al terreno del blues como en la versión de Wright le sienta estupendamente. Os añado también a Barbra Streisand para que tengáis dónde escoger.

Otro de mis enamoramientos musicales, esta vez sin insomnio mediante,  me ocurrió la primera vez que escuché a Cassandra Wilson, precisamente versionando Love is blindness de U2. Para haceros más difícil la elección, os añado una versión más del mismo tema, esta vez cantado por Jack White.

Y si nos vamos a un terreno más coplero, podríamos encontrar un sinfín de versiones, pero me voy a quedar con una canción de Carlos Cano, María la Portuguesa, que no es una copla, y con la preciosa versión que hicieron Las Migas, cuando Silvia Pérez Cruz pertenecía a su formación.

Y para terminar, lo haremos con un poco de bossa nova. En uno de los mejores discos de ese género, Elis e Tom, donde Elis Regina cantaba a dúo con uno de los mejores compositores de la música brasileña, Tom Jobim, se incluía la canción Inútil Paisagem. Me encanta la bossa nova y Elis Regina es una de mis cantantes favoritas, así que encontrar una versión que esté a la altura, es francamente difícil, pero existe y es esta de Esperanza Spalding. Ha conseguido llevarla a su terreno sin traicionarla y además canta con un portugués más que digno.

Y vosotros, ¿sois más de original o de versión?

 

Marian Ramos


Imagen: “music” by Robert Couse-Baker is licensed under CC BY 2.0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *