No quisiera que este post me saliera viejuno, pero hay mecanismos psíquicos que son más fuertes que la lógica y hace horas que no me puedo quitar de la cabeza el éxito ochentero de José Luis Rodríguez, “El Puma” (no me preguntéis por qué), eso sí, con un ligero cambio de letra: Renovar, renovar viva la renovación, quien no lo renueve a tiempo puede acabar con sanción. Renovar, uuuuh renovar, uuuuh renovar, uuuuh renovar, uuuuh. A todos los que usen la biblio  aquí les vengo a contar (bis) que antes que les venza el plazo quizá puedan renovar. Después de esta loca digresión simplemente teLEER MÁS

Algunas ideas para la primera vez que vengas a una de las bibliotecas de nuestra universidad Una para todos y todas para uno -entiéndase todos y todas y uno y una 🙂 -puedes usar cualquiera de las bibliotecas de la Universidad, pedir libros de cualquiera de ellas, devolverlos en la que más cerca esté de tu casa o del camino del tren o el autobús, porque somos muchas pero en realidad funcionamos como una sola. Queremos ver tu cara bonita. Y la queremos ver también en una foto, es decir, necesitamos que nos enseñes un carnet para saber a quién le estamos prestando un libro, CD,LEER MÁS

Siempre hay una primera vez para todo y si has empezado en la Universidad hace poco, también estarás enfrentándote a tu  primera vez en  nuestra biblioteca. Quizá hayas utilizado alguna biblioteca pública o incluso nos hayas visitado mientras preparabas la PAU, pero ahora, ante el abismo de la  bibliografía de tus asignaturas puede que sientas una enorme sensación de vacío. Para evitarlo, hemos decidido ser una especie de Mrs. Robinson bibliotecaria y te recopilamos todo lo que deberías saber para sacar el máximo partido a la biblioteca estos primeros días. Eso sí,  jugando con títulos y frases de películas. Todo sobre el préstamo: En este vídeoLEER MÁS

En el inicio del curso es frecuente encontrar a grupos de nuevos estudiantes dando vueltas entre las estanterías, deambulando por las salas buscando algún libro recomendado por sus profesores. Para algunos es su primer contacto con una biblioteca  o al menos con una biblioteca con las dimensiones que tienen las nuestras y es normal que les resulte algo difícil encontrar lo que buscan. Para que eso no os ocurra, y no deis más vueltas de las necesarias (aunque en Ciencias Sociales y Jurídicas no vais a tener más remedio por la forma circular de la Sala), aquí van unas recomendaciones: 1. La más importante: pregunta cualquierLEER MÁS

¿Alguna vez has ido a un examen de Álgebra y de repente te das cuenta que te has dejado la calculadora en la mesa de tu casa? Posiblemente en alguna ocasión no has encontrado un enchufe al que el cable de tu ordenador llegue sin problema. O puede que la batería de tu móvil esté a punto de agotarse y olvidaste el cargador. Cada vez es más frecuente que en los mostradores de la Biblioteca recibamos peticiones de este tipo por lo que hemos añadido al préstamo “normal” el de todos esos objetos que en un momento dado  resultan imprescindibles. Poco a poco aumentamos laLEER MÁS

No os asustéis: esto no es un monólogo de  Goyo Jiménez sobre la superioridad de los Estados Unidos,  pero quizá podría serlo. Porque me ha chocado muchísimo que en el primer capítulo de una serie española, El Ministerio del Tiempo, unos personajes  que viajan de 1808 a 2015, vayan a una gran librería para informarse sobre el devenir de la Guerra de Independencia. En una serie americana, eso no ocurriría porque los personajes se irían de cabeza a una biblioteca pública a hacer esas indagaciones.  Además, no les haría falta robar ningún libro para desarrollar sus planes, porque les bastaría con sacarse el carnet de laLEER MÁS

  Septiembre es el mes de la vuelta al cole, a la normalidad y a los buenos propósitos, esto último en franca competencia con enero, todo hay que decirlo. Pero si hay una cosa que caracteriza a este mes y que algunos como yo esperan con ansiedad, es la llegada a los kioskos (más bien a las aceras, porque no caben dentro)  de los coleccionables. Este año esperaba los típicos abanicos, condecoraciones y demás, y de repente, ¡veo anunciada una colección de cascos de Star Wars! Y cuando ya me veía colocando los libros en las estanterías con la protección de Darth Vader y diciéndole Luke,LEER MÁS

Con la llegada de junio y la subida de las temperaturas  nos apetece poner la cabeza en otros temas que no sean los dichosos exámenes y los TFG, y centrarnos en cosas más divertidas. Entendemos que estéis hartos de sacar en préstamo manuales recomendados, y más que empachados de lidiar con referencias bibliográficas.Y que a estas alturas hayáis cogido manía a alguna de las películas recomendadas en alguna asignatura, por muy obra maestra que sea. Ya va siendo hora de empezar a disfrutar, y la Biblioteca despliega todos sus recursos para ocupar vuestro tiempo de ocio. Abrimos las puertas al placer de leer una buenaLEER MÁS

Olvidar cuándo hay que devolver un documento es fácil, sobre todo si se tienen varios con fechas de devolución diferentes. Pero para el buen funcionamiento de la Biblioteca, es fundamental que todos los usuarios gestionen bien sus préstamos y los devuelvan o renueven en el plazo establecido. Para que no olvidéis la fecha de devolución podríamos tener un calendario como el de la foto, pero por ahora la Biblioteca, además de la posibilidad de consultar vuestra cuenta, os envía a vuestro correo electrónico dos tipos de avisos recordatorios. Uno cuando otra persona ha reservado el documento que tenemos prestado, lo que significa que no seLEER MÁS

Imagen de Mi cuenta en la web de Biblioteca.

A veces nos resulta difícil encontrar la información que necesitamos dentro de la página de la Biblioteca y si además ésta cambia, como nos ha ocurrido hace poco, podemos volvernos un poco locos a la hora de consultar nuestra ficha de usuario, renovar los préstamos, etc. Con el último cambio de nuestra web algunos de los enlaces más utilizados por vosotros han pasado a encontrarse en el bloque de Servicios bajo el enlace Mi cuenta. Desgraciada o afortunadamente, lo que llamamos cuenta no tiene que ver ni con el dinero ni con el correo o las redes sociales, sino con nuestra relación con  la Biblioteca,LEER MÁS