Cita la fuente

Cita la fuente

Tienes entre manos la escritura de un trabajo académico, quizá el Trabajo de Fin de Grado o el Trabajo de Fin de Máster. Te enfrentas a una tarea para la que estás consultando muchas y muy diversas fuentes: en una primera aproximación a la materia sobre la que debes escribir, y a medida que avanzas consultarás libros, revistas, fuentes online de distintos tipos para profundizar en la materia, para encontrar el aspecto sobre el que debes realizar tu propia investigación; alguna consultas te serán de gran provecho y encontrarás una información muy valiosa, otras te solucionarán una duda concreta, o te presentarán un punto de vista distinto, o un aspecto más novedoso; encontrarás noticias de las más recientes investigaciones sobre la materia de tu interés, y el planteamiento de los terrenos sin investigar; hallarás datos, informes técnicos, vídeos, normativa aplicable, estudios comparados; encontrarás otros trabajos académicos y de investigación que hayan avanzado en el mismo terreno, o en un campo cercano.

Pues bien, recuerda una premisa básica: debes citar todas estas fuentes de información. Tu trabajo académico debe mencionar el origen de toda idea, texto o dato que tomes de otra fuente.

Y nuestra 👉 Guía temática sobre citas bibliográficas te servirá en este camino.

Estas son las razones por las que debes citar tus fuentes:

  • Por el principio de autoridad: tu trabajo se sustenta sobre trabajos anteriores, tus argumentos, ideas y datos están basados en otros autores, en fuentes de calidad y verificables.
  • Por honestidad académica: no citar la fuente puede ser constitutivo de plagio, lo que conllevará muy malas consecuencias académicas.
  • Por el avance del conocimiento: los lectores de tu trabajo podrán saber más sobre su materia al poder acudir a las mismas fuentes y así avanzar en nuevas investigaciones.
  • Por formalidad: es una práctica estandarizada que los trabajos de investigación y académicos citen, y lo hagan de forma estandarizada, para contribuir al corpus científico de la materia.

Supongamos que se trata de un trabajo de ciencias sociales. Has comenzado tu búsqueda en la biblioteca y parece fructífera: tienes localizados varios libros, en revistas especializadas has encontrado artículos que prometen, tienes acceso a la normativa aplicable, incluso alguna sentencia reciente sobre el asunto; la lectura de estas obras te informa, te ilustra sobre el tema y te hace comenzar a escribir, tomar notas de ideas, algunos pasajes completos que explican perfectamente lo que necesitas. Y ya sabes que debes citar estos materiales. Veamos cómo:

La 👉 Guía temática sobre citas bibliográficas te orientará sobre el modo de citar, en este ejemplo en estilo APA (recomendado para las ciencias sociales) tus fuentes de consulta.

Si has consultado este libro del ejemplo que ves en la imagen debes añadir una referencia bibliográfica en la bibliografía o listado de fuentes al final de tu trabajo; si citas en tu texto un fragmento del mismo debes indicar que se trata de una cita. (👉 más información sobre cita y paráfrasis).

Igual debes hacer con los artículos de revistas especializadas, tanto si las consultas en papel como si son electrónicas (👉 más información sobre revistas electrónicas en la biblioteca).

No serán solo libros y artículos los que te sirvan para la elaboración de tu trabajo: en ciencias sociales (como en ingeniería, pero seguimos con un ejemplo de ciencias sociales) consultarás documentos técnicos, informes, estudios, etc. que debes citar también siguiendo estas indicaciones.

En cuanto a la sentencia reciente que aporta una información necesaria a tu trabajo, y que debes citar, hay que tener en cuenta algunas particularidades: no existe una forma normalizada como el estilo APA para citar legislación y jurisprudencia, pero seguimos en nuestra guía las prácticas habituales para la elaboración de citas y referencias correspondientes a textos legales y jurisprudencia en el ámbito español y europeo. (👉 Más información sobre cómo citar legislación y jurisprudencia).

Pero tu búsqueda de información no se detiene en libros, revistas, informes y normas, sino que encuentras además aspectos relevantes de los que quieres hablar -y que debes citar- en documentos tales como una película, un capítulo de una serie de TV, un podcast, un tuit o un TikTok, por ejemplo. No por ser recursos de información que no reposan en los estantes de la biblioteca debes dejar de citarlos. Y además tienes la oportunidad de hacerlo de forma normalizada siguiendo estas indicaciones:

Estos han sido algunos ejemplos de cómo usar la 👉 Guía temática sobre citas bibliográficas en un trabajo académico de ciencias sociales (estilo APA recomendado), pero cuenta con que esta guía contiene indicaciones para citar también en estilo Chicago (recomendado para Humanidades), en IEEE (para ingenierías) o siguiendo la Norma UNE-ISO 690 (para todas las materias). Y que además de los mencionados libros, revistas, informes, etc. encontrarás indicaciones para citar otras fuentes como voces de diccionario, datasets, presentaciones PowerPoint, fotos en Instagram, artículos de prensa, imágenes encontradas en libros, gráficos, tablas, patentes, comunicaciones en congresos…

Si tienes dudas, escribe un correo a cad_db@listserv.uc3m.es con tu consulta sobre la elaboración de citas y referencias o sobre el uso de gestores bibliográficos. No olvides indicar tu ID de estudiante y en qué Campus estudias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.