Después del descanso veraniego toca volver a la rutina y dedicarnos a amueblar nuestras cabezas y por qué no, redecorar nuestro cerebro. Nosotros tenemos un catálogo tan vasto que no podemos realizar una edición impresa que quepa en un buzón de correos, y una colección tan variada que no tendríamos fascículos suficientes para que la abarcarais. Así que hemos optado por condensar nuestra idea en una sola imagen y por tomar prestado el famoso lema publicitario de una tienda de muebles para invitaros a venir a la biblioteca y descubrir todo lo que podemos hacer para que tu cerebro no se quede como un apartamentoLEER MÁS

Pese a que algunos llevamos mucho tiempo trabajando en la biblioteca todavía nos quedamos congelados de sorpresa ante algunas catástrofes que sufren los libros de nuestra colección, tanto que podríamos hacer un Mannequin challenge sin apenas esfuerzo. Aunque ya hemos hablado de esos “accidentes” en este blog, nos parece que conviene insistir, quizá para poder conjurarlos, como si este post fuera una especie de hechizo para que dejaran de suceder. Nos llena de congoja la cantidad de libros mojados que nos devuelven: es como si se hubiera puesto de moda un reto para  comprobar si son resistentes a los charcos o sirven para refugiarse de la lluvia,LEER MÁS

¡Me encanta septiembre! Sí, pero no penséis que es porque me gusta volver al trabajo, porque me encanta la vuelta al cole o porque estoy deseando que se acabe el verano… No, a mí me gusta septiembre porque los kioskos se llenan de coleccionables. He de confesar que este año me han decepcionado un poco: no hay condecoraciones del mundo, ni cascos de Star Wars, ni casa de muñecas decimonónicas… Por eso, este año me he lanzado a idear mi propio coleccionable,  Bibliotecas del Mundo, que consta de las siguientes entregas: Fascículo 1 (ya sabemos que es el más importante y el que tiene queLEER MÁS

Hay gente que piensa que una vez que han terminado los exámenes y el verano llega con todo su esplendor, las bibliotecas de las universidades cierran, las colecciones sufren la canícula en soledad y los bibliotecarios nos encerramos en algún lugar a leer, que es la imagen que todo el mundo tiene de un bibliotecario (sí, ese señor o señora con gafas, moño y rebeca que pone sellos, manda callar y lee). Pero no es así, los bibliotecarios, respondamos o no a la imagen que se tiene de nosotros, dedicamos los días del verano a unas tareas muy particulares, a cosas que hacemos cuando nadieLEER MÁS

Por fin, ya estamos en la recta final de curso. Le pedimos al reloj que marque rápido las horas  y que llegue el momento de zambullirnos en actividades más placenteras. Este calor que anuncia el bendito verano nos recuerda que ahora toca hablar de horarios, préstamos y recomendaciones veraniegas.   La Biblioteca permanece abierta de 9 a 21 horas, de lunes a domingo, hasta el día 30 de junio, para los que os falta hacer algún examen o presentar el TFG. Si necesitáis visitarnos  a partir de esa fecha, nuestro horario especial de verano está disponible en la página web. Si sois ya de los afortunados queLEER MÁS

Y si es el juego del ajedrez está más que justificado.  Truman Capote decía “¿No es el juego de ajedrez una actividad artística? Es una escultura mecánica con la que uno crea bellos problemas cuya belleza se construye con la cabeza y con las manos. Ecuación perfecta entre cartesianismo y libertad, espacio reglado y azar, el ajedrez se le impone como un modelo de completud estética para el artista”.   Ahora tenéis la oportunidad de jugar en la Biblioteca. Dentro de la Semana del libro, entre los días 20 y 23 de abril de este año, se celebrará un torneo de ajedrez en cada uno de losLEER MÁS

Pues sí, resulta que muchos libros tienen costuras para unir sus páginas, y con el paso del tiempo, entre esas costuras se van acumulando cosas. Algunas son dañinas y les provocan heridas, como el polvo, el pegamento de los post-it, las manchas de comida, la humedad… También aparecen a veces en los libros de las bibliotecas, las huellas de los distintos lectores que los han utilizado: un billete de metro, un marcapáginas, un folleto de publicidad, una foto A.S. (“antes del selfie”)… o incluso cartas para los siguientes lectores de un libro, como nos ocurrió hace unos meses con el ejemplar de la Biblioteca de CienciasLEER MÁS

  Septiembre es el mes de la vuelta al cole, a la normalidad y a los buenos propósitos, esto último en franca competencia con enero, todo hay que decirlo. Pero si hay una cosa que caracteriza a este mes y que algunos como yo esperan con ansiedad, es la llegada a los kioskos (más bien a las aceras, porque no caben dentro)  de los coleccionables. Este año esperaba los típicos abanicos, condecoraciones y demás, y de repente, ¡veo anunciada una colección de cascos de Star Wars! Y cuando ya me veía colocando los libros en las estanterías con la protección de Darth Vader y diciéndole Luke,LEER MÁS

Con la llegada de junio y la subida de las temperaturas  nos apetece poner la cabeza en otros temas que no sean los dichosos exámenes y los TFG, y centrarnos en cosas más divertidas. Entendemos que estéis hartos de sacar en préstamo manuales recomendados, y más que empachados de lidiar con referencias bibliográficas.Y que a estas alturas hayáis cogido manía a alguna de las películas recomendadas en alguna asignatura, por muy obra maestra que sea. Ya va siendo hora de empezar a disfrutar, y la Biblioteca despliega todos sus recursos para ocupar vuestro tiempo de ocio. Abrimos las puertas al placer de leer una buenaLEER MÁS