Cuando nadie nos ve

2452304492_49aeff09dc_o

Hay gente que piensa que una vez que han terminado los exámenes y el verano llega con todo su esplendor, las bibliotecas de las universidades cierran, las colecciones sufren la canícula en soledad y los bibliotecarios nos encerramos en algún lugar a leer, que es la imagen que todo el mundo tiene de un bibliotecario (sí, ese señor o señora con gafas, moño y rebeca que pone sellos, manda callar y lee). Pero no es así, los bibliotecarios, respondamos o no a la imagen que se tiene de nosotros, dedicamos los días del verano a unas tareas muy particulares, a cosas que hacemos cuando nadie (o poca gente) nos ve:

Inventario: el inventario es un clásico veraniego, es el Ulises de Joyce que nos llevamos cada verano a la playa y que  también cada verano vuelve de ella inmaculado. Pero el inventario no es tan inmaculado, pues una de sus consecuencias es que le das una vuelta a todos los libros (y al polvo que acumulan) para poder leer su código y te ensucias un montón. Otra consecuencia es la guerra de las pistolas lectoras, la fiebre que nos da a los bibliotecarios a ver qué equipo lee más códigos en menos tiempo con lo que nosotros llamamos pistola pero que nos hace sentirnos como Luke Skywalker y Darth Vader en un duelo de espadas láser.

Expurgo/Relegación: Dice la sabiduría popular que el saber no ocupa lugar, pero un bibliotecario sabe que eso no es cierto, ya que vivimos con la presión constante de buscarle espacio a nuestras colecciones. A veces ese espacio solo se consigue si hacemos un poco de limpieza,  como la de cajones y armarios a las que de vez en cuando nos sometían nuestros progenitores (por ser igualitarios, porque realmente era nuestra madre quien nos solía obligar . Así que muchos veranos nos ponemos a distinguir el libro-pantalón- de- campana- hortera –que- no- volveremos- a- ponernos  del libro-Little- Black- Dress -“vintage” sin que ningún fondo de armario o colección bibliotecaria que se precie puede vivir.

Obras en la biblioteca: He aquí otro clásico veraniego.  Nos encantaría que nos dieran un casco y un mono para trabajar entre ellas como si fuéramos un miembro de los Village People, cantando con orgullo bibliotecario I am what I am pero las tenemos que resistir con el atuendo habitual: la rebeca (qué calor), el moño y las gafas que ya hemos mencionado antes. Eso sí, cuando volvéis en septiembre os podéis encontrar con una maravillosa nueva biblioteca, como ocurrió hace unos años con la de Humanidades.

Y así, pidiendo la nueva bibliografía a nuestros proveedores, enlazándola al catálogo, preparando nuevas ayudas para vuestras búsquedas, porque también en verano se suelen cambiar las versiones del catálogo, o el buscador, o la página web, pensando en nuevas formas de comunicarnos con vosotros, se nos pasa el verano, aunque nadie (o poca gente) nos vea.

¡Os deseamos un feliz verano a todos!


Imagen: The team By Ultleg and tekst CC BY via Flickr

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.