Carta «ministérica» a Sancho Panza

Carta «ministérica» a Sancho Panza

Soneto de Miguel Ángel

Siempre he pensado que en el Ministerio del Tiempo tendría que haber un bibliotecario o un archivero, así podrían haber evitado el lío de papeles que tienen en el capítulo en el que se deciden a hacerles una auditoría. Y sin duda un bibliotecario vendría bien  para documentar las misiones (ahí  lo dejo, Javier Olivares, aunque si os decidís, por favor, que no lleve moño ni rebeca).

Así que a veces me pongo en plan ministérico y hago ejercicios para explicar a personajes históricos reales o de ficción cosas sobre la biblioteca. Aquí os dejo algo para Sancho Panza, aprovechando que se acerca el cuarto centenario de la muerte de Cervantes.

«Querido Sancho, aunque el saber no ocupa lugar en nuestras mentes (o al menos nuestras cabezas no explotan por más que pensemos y aprendamos cosas nuevas), sí  ocupa espacio físico y además debe ordenarse convenientemente para que sea de provecho para todos.

Todo se organiza de tal modo que baste un hilo para sacar el ovillo, y así, existen personas que cual hilanderas, van tejiendo el gran tapiz del conocimiento usando la palabra impresa, y lo que parece obra de encantadores, información que está compuesta de ceros y de unos.

Aunque haya tanta abundancia todavía consideramos que a buen entendedor pocas palabras bastan y somos muy aficionados a crear nuevos términos formados por las iniciales de las palabras de una frase (sin duda conocerás, amigo Sancho, INRI o SPQR), y no será extraño que nos oigas hablar de OPAC, CDU, BNE, OA, UC3M, MOOC

Sin duda te maravillará el tamaño de muchos de los edificios que atesoran ese saber y quizá te sorprenda que un gran número de ellos tenga un único punto de entrada y salida flanqueada por unos postes en los que no podrías atar a tu rucio y que comenzarían a sonar si los traspasaras llevándote un libro contigo. Sabrás que casa con dos puertas mala es de guardar, y como la ocasión la pintan calva, hay quien intenta llevarse un libro con la intención de no devolverlo, que siempre han sufrido las bibliotecas de este mal y aunque pocos lo practican, mucho daño pueden hacer.

Cédula de Excomunión

Pero sin duda encontrarás casi todo lo que necesites y lo que no encuentres vendrá a ti, no por arte de encantamiento, sino  por Préstamo Interbibliotecario. Así que aunque no tengas costumbre de visitar estos lugares, verás cómo coser y cantar todo es empezar.

Y no creas que no tienes edad de meterte en estos berenjenales, ya que nunca es tarde si la dicha es buena y si eres reclutado por el ministerio y te quedas en nuestra época, podemos ayudarte hasta que finalices tus estudios (tendrías que presentar un trabajo hecho no solo con tus manos, sino con el entendimiento y el saber que habrás adquirido en ese tiempo).

Sancho, bien está lo que bien acaba, y lo bueno si breve, dos veces bueno,  así que me despido de ti no sin antes pedirte que beses las manos de tu amo de mi parte.»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.