El emocionante mundo de las bibliotecas

El emocionante mundo de las bibliotecas

Seguramente que este título pueda provocar alguna que otra carcajada: ¿qué tendrá de emocionante una Biblioteca? A priori, es un conjunto de puestos de lectura,  y algún que otro ordenador…Vaya, un almacén de libros colocados en estanterías con sillas y mesas…

 

Mesa de estudio

Pero…esas estanterías son como cajas de Pandora que invitan a guardar secretos. Hace poco tiempo descubrimos unos mensajes anónimos entre las estanterías destinados a animar a quien se encontraba en la tediosa tarea de colocar. Lo consiguió. Lo mismo debieron pensar los que diseñaron la campaña de marketing de Coldplay para el lanzamiento del último disco: Ghost Stories, que convirtió a 9 bibliotecas del mundo en el centro de atención. El juego propuesto a sus fans consistía en encontrar las letras manuscritas de las 9 canciones del album dentro de libros de misterio. Y es que, la Biblioteca, sobre todo en la literatura y en el cine, ha sido muchas veces escenario de aventuras en búsqueda de tesoros escondidos. El próximo 6 de diciembre, sin ir más lejos, se estrenará una serie  «The Librarians» cuya trama se centra en una organización centenaria oculta entre las paredes de la Biblioteca de Nueva York.

Por nuestra parte, también intentamos dar un poco de emoción, romper la rutina y la tensión durante el curso con exposiciones, como la que preparamos sobre el Orgullo Friki, un pequeño homenaje a la novela negra o el Día de la  Biblioteca.

La Biblioteca es un lugar público de encuentro para vosotros, al que no solo se va a estudiar, sino que invita a abrir la puerta a nuevas experiencias. Quién no se ha sentido un día atraído por la mirada de alguien y después ha buscado  su presencia por la Biblioteca. Una atracción irremediable te empuja a quedarte hasta el cierre , aunque tus clases hayan terminado a las 19, a colocarte en un lugar estratégico de la sala e intentar sacar adelante ese caso práctico entre mirada y mirada …

Y a veces sentimos querencia por un sitio en concreto, aquel que nos inspira, al que nos dirigimos con obstinación y que nos hace sentir como en casa.  Así nos lo ha parecido cuando nos habéis pedido alquilar habitaciones, para referiros a las salas de trabajo en grupo.

Una estudiante de Humanidades nos cuenta que algunas veces siente una relación de complicidad con compañeros que ni siquiera conoce: “La magnífica y hermosa luz crepuscular comienza a hacerse hueco en las últimas horas del día, horas que son aprovechadas al máximo por los tenaces y enérgicos estudiantes cuyas cabezas, inquietas y ya algo cansadas, repitiendo una y otra vez ese párrafo que se resiste o visualizando el posible suspenso por no haber comenzado antes a estudiar. Sea lo que sea lo que esas cabezas están ideando y pensando, una cosa está clara: todas se encuentran cómodas entre las cuatro paredes de la Biblioteca. En ella parece existir un mundo paralelo y acogedor en el que el tiempo, el ruido y la prisa de fechas de entrega parece quedar suspendido ayudando a los estudiantes a concentrarse en sus tareas”

Borges decía «Siempre imaginé que el Paraíso sería algún tipo de biblioteca». Quizás el paraíso se nos quede un poco grande, pero, al menos que sea nuestro refugio.  Uno de nuestros profesores, nos cuenta que cuando ve entrar la luz por el ventanal de la Biblioteca, la calidez del sol del otoño, es capaz de hacerle sentir el calor de su hogar en un lugar muy, muy lejano…

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.