La librería ambulante, Christopher Morley

“La librería ambulante” de Christopher Morley, es un clásico de las letras norteamericanas de principios del siglo XX. Es una novela fácil de leer, no muy larga, muy entretenida y con gran ternura. El texto fluye con suavidad y hace partícipe de las situaciones y experiencias al lector, con personajes muy humanos.

Foto Rosa Jiménez Villarín

En una granja de Estados Unidos viven dos hermanos, Andrew y Helen McGill. Viven una vida apacible hasta que Andrew comienza su andadura como escritor publicando un libro sobre agricultura con bastante éxito. Motivo de preocupación para su hermana pues desatiende los trabajos de la granja.

Un día aparece por la granja Roger Mifflin con un carromato lleno de libros que intenta vender a Andrew, pues admira mucho su libro, y así poder retirarse y escribir sus memorias. Helen ve en esto un gran peligro pues su hermano desatendería aún más las tareas agrícolas. Para evitar esta tesitura decide quedarse ella con el carromato lleno de libros y emprender una nueva etapa.

“Dios, dijo, cuando le vendes un libro a alguien no solamente le estás vendiendo doce onzas de papel, tinta y pegamento. Le estás vendiendo una vida totalmente nueva. Amor, amistad y humor y barcos que navegan en la noche. En un libro cabe todo, el cielo y la tierra, en un libro de verdad, quiero decir…”

A partir de este momento Helen vive una aventura exterior e interior, a medida que las situaciones discurren por los caminos, la vida de ella también cambia, evoluciona y despierta a otro tipo de vida menos anodina con más emociones, aventuras y contratiempos.

Es la liberación de Helen, despierta al mundo, a tener otras inquietudes, a tener nuevos planteamientos, a tener que tomar decisiones, en definitiva a tomar el timón de su propia vida.

“Una aventura que, habiendo comenzado como una mera broma o un capricho, había acabado por convertirse en la sustancia misma de la vida. Era algo extravagante, supongo, y tan romántico como una gallina clueca, pero, ¡por los huesos de George Eliot!, me dan pena las mujeres que nunca tuvieron la oportunidad de vivir una extravagancia.”

Si aún no has leído esta pequeña joya literaria la puedes encontrar en nuestra Biblioteca y guías de viajes de Estados Unidos para completar la lectura viajando.

Rosa Jiménez Villarín

 

Guardar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *