Archivo del Autor: Rosa

El apicultor de Alepo, Christy Lefteri

En  las noticias nos enteramos de los viajes de los migrantes pero son números, no conocemos su historia, su periplo hasta llegar al destino, sus vicisitudes del viaje ni sus condicionamientos para efectuar la travesía. En esta novela de Christy Lefteri “El apicultor de Alepo” la historia es narrada por uno de esos migrantes, y al contarla con los detalles apreciamos y entendemos un poco más muchas situaciones.

Foto Rosa Jiménez Villarín

Es una historia contada por Nuri intercalando el momento actual con todos los recuerdos vividos en Alepo, cómo era su vida y qué situación les ha llevado al Reino Unido.

Tenían una vida apacible, sencilla y cómoda con un trabajo muy apetecible, cómo ser apicultor y se produjo un cambio muy radical, debido a las circunstancias políticas.

Fue mi primo Mustafá quien me introdujo en el mundo de la apicultura.

Me enseñó mucho sobre el comportamiento de las abejas y cómo manipular las colmenas. La especie nativa era agresiva por el calor, pero él me enseñó a entenderlas.

Mustafá pasaba en Alepo los meses de verano, cuando terminaban las clases en la universidad. Trabajábamos mucho, durante muchas horas, hasta el punto de que al final pensábamos como las propias abejas, ¡hasta comíamos como ellas! Tomábamos polen mezclado con miel para tener energía en los meses de calor.

En su recorrido se aprecia la dureza de la migración, la incertidumbre, el nerviosismo y la inquietud ante la solicitud de asilo político. A la dureza del viaje se añade un futuro incierto.

Recuerda el cambio producido en su ciudad en ruinas, destruida con escasez de alimentos, violencia y crueldad. En sus suelos la recuerda sin todos esos daños, luminosa y agradable.

En el camino encuentran muchas dificultades, dónde el desarraigo es un sentimiento fuerte lo que hace que tengan necesidad de asirse a algún objeto, por pequeño e insignificante que sea, de su anterior existencia en su país.

La situación en los campamentos de refugiados la situación es desoladora, muy precaria, desesperante, de soledad, de falta de intimidad y de tristeza. Con los otros refugiados hay pocas relaciones pues existe la desconfianza y el recelo, el compañerismo y la camaradería no es fácil conseguirlos, teniendo a veces un ambiente muy hostil.

En el caso de nuestro protagonista acaba teniendo visiones, como consecuencia del estrés postraumático de situaciones duras y muy dolorosas, tiene como un escape para sentir momentos de paz y tranquilidad recordando vivencias en su tierra y con sus seres queridos.

Además de todo lo anteriormente descrito, qué se corresponde a una situación muy complicada y desalentadora a veces aparece la esperanza, hay un soplo de aire que hacer sentir en que podrán conseguir algo mejor.

Lectura muy recomendable.

Rosa Jiménez Villarín

 

 

Un amor, Sara Mesa

La última novela de la autora Sara Mesa “Un amor” tiene cómo personaje central a una mujer joven, llamada Nat, que decide hacer un importante cambio en su vida, para el que no tiene respuestas convincentes. En la trama es mucho más importante todo lo que acontece que la explicación de porque ha dado esta variación a su existencia.

Nat está buscando un lugar y sobre todo encontrarse a sí misma.

Cuando organice sus cosas y coloque su mesa y adecente los terrenos que rodean la casa. cuando riegue -qué seco está todo- y limpie -qué descuidado-. Cuando refresque.

Será mucho mejor cuando refresque.

Foto Rosa Jiménez Villarín

Se traslada a un pequeño pueblo con una casa poco acondicionada, pero según ella, es la que puede pagar. Es un poco hostil el entorno y las relaciones con los vecinos, pues es difícil la integración en un ambiente pequeño para el recién llegado. Acompañada por un perro qué le trae su casero y al que llamará Sieso por lo huraño y arisco qué es.

Principalmente se relaciona con tres personas:

-su casero, qué es un hombre mal educado, burdo, machista con una actitud muy desafiante y al que ella teme. La relación es muy tensa.

-Piter, un vecino bohemio con el que tiene una buena relación

-Andreas, el alemán, que al principio de la narración es anodino pero a medida que avanza el relato cobra mucha importancia. Hombre muy hermético, con el que mantendrá una relación amorosa muy desigual, irrefrenable y posesiva, siendo ella más dependiente que él, obsesionada con él se convierte en una relación muy tortuosa y dañina.

Se desarrollan acontecimientos que harán que sus vecinos la rechacen y sienta una gran soledad. A pesar de que el pueblo es una pedanía de otro mayor y en la que en otros tiempos hubo una mina y eso significa que los habitantes han venido de otras zonas, la impresión es que ella es la más reciente y existe una desconfianza hacia lo desconocido.

Sus relaciones tampoco la ayudan para tener una existencia apacible y tranquila. Y la relación con Andreas es el tema fundamental de sus inquietudes y preocupaciones.

Novela recomendable, así cómo otras de la misma autora.

Rosa Jiménez Villarín

 

 

 

 

 

 

 

Insolación, Emilia Pardo Bazán

Fotografía Rosa Jiménez Villarín
Despacho de Emilia Pardo Bazán en La Coruña

El 12 de mayo de 1921 falleció Emilia Pardo Bazán, y siendo el centenario de este acontecimiento merece un pequeño homenaje y gran recuerdo. La recordamos por ser una gran escritora de novelas, cuentos, ensayos, artículos periodísticos y otros escritos, por ser una mujer rompedora en su tiempo, con sus ideas y con sus actitudes ante la vida, y por ser precursora de muchas ideas feministas y adelantadas a su época.

La rememoramos hoy por su novela “Insolación” publicada en 1889. Ella ya estaba separada de su marido y tenía una relación amorosa con Benito Pérez Galdós, vivencias que seguro influyeron en esta obra. En el momento de su publicación esta novela escandalizó a los lectores por el tema tratado.

Contada por un narrador y por la protagonista en un monólogo interior en él que quiere evitar ciertos sentimientos y la importancia de las apariencias en una sociedad con una doble vara de medir y unas estrictas imposiciones sociales. Es una lucha interior entre lo que siente y lo que la conviene.

La marquesa viuda de Andrade, Francisca Taboada, despierta en su cama con un desasosiego, inquietud, arrepentimiento y desazón de cuerpo y espíritu, que después de una magnífica descripción de sus sentimientos y zozobras, da pie para contarnos el motivo de esta situación. Ella quiere pensar que es producido por una insolación pero aparte de este síntoma físico también siente vergüenza, y quisiera que hubiera sido un sueño.

«Sí, lo que es el cuerpo se encontraba mejor, infinitamente mejor; pero ¿y el alma? ¿Qué procesión la andaba por dentro a la señora?.»

El relato no es cronológico pues retrocede dos días en el tiempo para que conozcamos lo que ha pasado anteriormente. En casa de una amiga ha participado en una charla con ella y principalmente con su amigo y paisano Pardo. En este momento conoce a Diego Pacheco con el que irá a la pradera de San Isidro, sabiendo transmitir muy bien el ambiente festivo y el bullicio propio de la ocasión, se masca el polvo, se siente el calor y se vive la fiesta.

 «El campo de San Isidro es una serie de cerros pelados, un desierto de polvo, invadido por un tropel de gente entre la cual no se ve un solo campesino, sino soldados, mujerzuelas, chisperos, ralea apicarada y soez; y en lugar de vegetación, miles de tinglados y puestos donde se venden cachivaches que, pasado el día del Santo, no vuelven a verse en parte alguna…»

«Aparte del sol que le derrite a uno la sesera y del polvo que se masca, bastan para marear tantos colorines vivos y metálicos.»

A raíz de este encuentro ella comienza con su arrepentimiento, con su desasosiego de las posibles consecuencias de sus hechos.

Fotografía Rosa Jiménez Villarín
Casa de Emilia Pardo Bazán en La Coruña

Los ambientes están muy bien caracterizados, y el estudio psicológico de los personajes bien tratado, dando importancia a muchas mujeres durante la narración de distinto estrato social como aristócratas, camareras, criadas, gitanas,… todas ellas muy bien identificadas.

Es la evolución de una mujer tranquila y sosegada que nace en ella una pasión que no es capaz de controlar. Acabando por ser ella misma y no dejarse someter por las rígidas normas sociales.

 

Fotografía Rosa Jiménez Villarín
Fachada de la iglesia de Santiago, La Coruña
Fotografía Rosa Jiménez Villarín
Texto alusivo a la fachada de la iglesia de Santiago

Desde el despacho en la casa de La Coruña de Emilia Pardo Bazán, por la ventana se ve la fachada gótica de la iglesia de Santiago, de la que también habla en un texto extraído de «De mi tierra» 1888 y que vemos en esta foto.

Lectura muy recomendable de esta gran autora, que en nuestra biblioteca puedes encontrar.

Texto y fotos, Rosa Jiménez Villarín