Cuando el juego pierde el sentido de ser un juego y toma otro sentido que el jugador desconoce

 

Cuarta sesión del Seminario de Escritura y Psiquiatría

Martes 3 de marzo 17:00

Sala Multiusos de la Biblioteca de Humanidades, Comunicación y Documentación

Psiquiatra: José Ramón López Trabada

El juego actúa para el jugador como un mecanismo de control de la angustia, le aporta una falsa sensación de controlar algo, el azar, con el sentimiento de omnipotencia que esa irrealidad conlleva, mientras la vida del jugador se encuentra sin control real y participa de propiedades específicas del delirio: la elaboración de un discurso imposible de creer, la certeza absoluta, la imposibilidad de ser convencido de lo contrario.

Lectura recomendada: El ruletista, Mircea Cărtărescu

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Biblioteca de la Universidad Carlos III de Madrid