Etiqueta: novela

Las chicas del campo, trilogía de Edna O’Brien

Faltan unas pocas páginas para que termine de leer el tercer volumen de la trilogía “Las chicas del campo” de la irlandesa Edna O’Brien -apenas el Epílogo- y creo que ya puedo hablar de ello. Comenzaré por el final al que, insisto, aún no he llegado.

¿Me esperará un final tipo “Thelma y Louise”, trágico pero liberador, de las dos amigas -que se van haciendo más amigas a medida que aumenta el peligro? No, Baba y Kate no son Thelma y Louise.

¿Será un final complaciente, las cosas volverán a su cauce? ¿Y qué es el cauce, si la novela se me ha ido desbordando a medida que avanzaba en su lectura? Si yo trataba de encasillarla en el cauce de la novela de iniciación las aguas se desbordaban y convertían el siguiente volumen en un ajuste de cuentas a la madre, en tono de novela psicológica. Cuando la novela comenzaba a parecerse un poco a algo llamado “En brazos del hombre maduro”, con sórdidos relatos que recuerdan a la siempre autobiográfica Jean Rhys, de repente la novela ya no es sólo el relato de los intentos sentimentales de la joven en un mundo hostil, sino que nos encontramos con que la autora ha modelado unos personajes masculinos tan creíbles que pueden llegar a hacerse menos odiosos que Catherine.

Kate o Catherine, la joven indolente, sentimental, insegura e insumisa; junto con su amiga Baba o Barbara, egocéntrica, impertinente, insoportable y vengativa, plantean un primer volumen de novela de costumbres. Respiras el ambiente local, sientes el frío húmedo del prado de vacas en el pueblo de la Irlanda rural de los años 50, casi hueles el queroseno de las lámparas del internado donde estudian las jóvenes… hasta que dan el salto y convierten la novela en otra cosa.

Si el tono de “memorias de una joven emancipada que se busca la vida en la capital” nos empezaba a recordar a alguna novela de Stella Gibbons no comprendíamos cómo es que cuando en el libro se menciona a otro autor, éste sea James Joyce. ¡Joyce! Nada más lejos que Edna O’Brien, que sólo se le parece en lo irlandés. O, bueno, quizá en Dublineses. O en cierto tono de progresión, de avance en la vida del Retrato del artista adolescente. No, de acuerdo en que Edna O’Brien no le da al stream of conciousness ni a los retruécanos verbales de Joyce, pero ¡un momento! estas diatribas contra la Iglesia, contra la paternidad, contra Irlanda, contra la maternidad, contra las buenas costumbres, estas diatribas que podemos leer intercaladas en el relato, esos momentos de plena lucidez y plena rabia llega un momento en que se parecen a las frases más escatológicas, las más obscenas de Joyce.

Nos lo decía Virginia Woolf en un texto que no tiene nada que ver: A novelist, we reflect, is bound to build up his structure with much very perishable material which begins by lending it reality and ends by cumbering it with rubbish (The Common Reader). La novelista refleja en la novela su propia vida, su propia realidad, construye la estructura con materiales tan perecederos como son las vidas de las personas, y completa el edificio con basura (aunque Joyce y O’Brien dirían otra palabra).

Honorio Penadés

Con un ratito basta

Este post está dedicado a tres lecturas que se caracterizan por su brevedad, sencillez en la lectura pero con un gran contenido. Se leen en poco tiempo pero no por ello son menores, al contrario son extraordinarias.

EL CUENTO DE LA ISLA DESCONOCIDA

El cuento de la isla desconocida

De José Saramago, premio Nobel en 1998, narra como la insistencia de un hombre y la presión de un grupo de súbditos hace que el Rey tenga que ceder y darle un barco al peticionario. El tesón es bueno y ayuda a conseguir las metas, no hay que desanimarse.

Los personajes no tienen nombre, no es necesario, únicamente son importantes para configurar un entramado rígido y burocrático.

En el relato hay una crítica a una sociedad opresiva que impide realizar ideales.

DE RATONES Y HOMBRES

de ratones y hombres

De John Steinbeck, premio Nobel 1962, con un argumento sencillo y líneal, narra la trágica historia de George Milton y Lennie Smal, que son amigos y compañeros de viaje en busca de trabajo por los ranchos de California en la época de la Gran Depresión, al borde de la indigencia pero con grandes sueños de propiedad.

A lo largo del relato destacan varios temas como el amor, la muerte, el miedo, la soledad,… y destacando la amistad.

A lo largo de la lectura se tiene la sensación de que algo va a ocurrir, incluso cuando en el relato va todo bien. Con un impactante desenlace.

Existe una película basada en este relato.

 LA CAIDA DE LA CASA USHER

la caída de la casa usher Youtube

Cuento de terror de Edgar Allan Poe, considerado como uno de los más importantes de este escritor.

Es un relato con una recargada ambientación, denso por contener numerosas citas a libros y a poesías y con un estilo complejo, oscuro y abigarrado.

Nuestro narrador cuenta como es invitado a visitar a Roderick Usher, el cual vivía con su hermana en una casa grande, fría, oscura, desasosegante, lúgubre y de aspecto ruinoso.

En su visita conoce la enfermedad de su amigo, sus miedos y sus supersticiones relativas a la casa. Todo ello en un ambiente que se respira un terror psicológico.

Son terribles acontecimientos con un trágico final, teniendo como temas principales la enfermedad y la muerte.

Si estás interesado en cualquiera de estas lecturas en nuestra biblioteca tienes obras de Saramago, de Steinbeck y de Poe, que seguro serán de tu agrado.

Rosa Jiménez Villarín

Crónica de una muerte anunciada, Gabriel García Márquez

Crónica de una muerte anunciada” de Gabriel García Márquez está basada en un acontecimiento real acaecido en Manaure (Colombia) en 1951 y escrita en 1981. Es una novela corta pero muy intensa, sobrecogedora y apasionante.

Crónica de una muerte anuciada

El narrador forma parte de la historia, 27 años después vuelve al lugar en que se produjeron los hechos para intentar averiguar y recordar todo lo que paso.

Desde el primer párrafo del relato se sabe cómo va a terminar, sin embargo por ello no se pierde interés en seguir la lectura. Aparecen muchos personajes, que algunos son muy insignificantes, pero todos muy necesarios pues es el pueblo el que de algún modo participa en la evolución de los acontecimientos.

“El día en que lo iban a matar, Santiago Nasar se levantó a las 5.30 de la mañana para esperar el buque en que llegaba el obispo…”

El tiempo de la narración no es lineal, si no que se van mezclando los tiempos, es cómo el resultado de la investigación y de que algunos aspectos se ven desde el punto de vista de distintos personajes.

El comienzo de toda la narración sería una boda que se celebra en el pueblo entre un forastero de buena posición económica y una mujer del pueblo. Los acontecimientos se precipitan de una manera que parece que nada puede pararlos. Es el destino que interviene y nada puede hacer nada para cambiarlo.

Los hermanos causantes del asesinato lo van proclamando antes de cometerlo, pero es como si todo estuviera confabulado para que acabe así, y no se ve en ellos ningún tipo de arrepentimiento. El honor de una familia está en juego y todo se alía para que el final sea.

En el ambiente de la novela existe un realismo mágico muy propio de este autor.

Novela muy recomendable de la que puedes disponer en nuestra Biblioteca, de ésta y otras obras de este magnífico autor, así como de guías de viaje de Colombia.

La novela ha sido adaptada al cine.

Rosa Jiménez Villarín