Aprender a cocinar en la biblioteca

cocina_para_singles

Acaba de comenzar el curso y -perdón si nos equivocamos- para muchos estudiantes comienza una nueva etapa también en la cocina: la de la propia iniciativa y los propios recursos. Por eso nos animamos a mostraros algunos de los muy variados e interesantes libros de gastronomía a los que podéis acudir en vuestra biblioteca. Particularmente, en la Biblioteca del Campus de Colmenarejo encontraréis una exposición de libros en el vestíbulo que incluye entre otros estos títulos:

Para comenzar, en el capítulo llamado «Para los que nunca han pisado una cocina» de la obra de Graciela Bajraj «Cocina para singles» se encuentra la receta del huevo duro, explicada pormenorizadamente (aunque aquí nos ahorraremos los detalles).

white_egg_clip_art_6413

Como receta histórica y levemente más complicada, de el libro de Ángeles Simón «Recetas con historia» seleccionamos la empanada inglesa de liebre, tomada del capítulo de La España de los Austrias:

Carlos V, aficionado a la caza desde los tiempos de su estancia en Flandes, adoraba los platos especiados y fuertes, los guisos de carnes con castañas y los quesos curados con dulces de frutas.

liebre_durero

La preparación científica del ossobuco, en el libro «Ciencia a la cazuela» incluye apreciaciones como estas, que ningún estudiante de ingeniería debería dejar pasar:

Durante el tiempo de cocción las moléculas de colágeno se desnaturalizan y pasarán a la disolución en forma de gelatina. Como el guiso no puede superar la temperatura de ebullición del agua (100ºC) las fibras proteicas no se endurecerán en exceso.

ebullicion

mientras que para los amantes de los idiomas el Diccionario Larousse Gastronomique [sic] en español nos informa de que Ossobucco, u Osso-Bucco es un

plato de la cocina italiana, originario de Milán, cuyo nombre significa «hueso (con) agujero». Se trata de un guiso de rodajas de morcillo de ternera sin deshuesar, breseadas al vino blanco, cebolla y tomate.  A menudo se sirve con arroz.

ossobucco

Curiosísima obra es «Una cena con Calígula: el libro de la cocina depravada», de Medlar Lucan y Durian Gray, autores de los que se sabe que tras el cierre por escándalo de su restaurante The Decadent publicaron en 1995 este «Decadent Cookbook», recetario basado en las singularidades, apetencias y desmesuras en torno a la mesa de los personajes más decadentes, con tono humorístico y erudición malsana:

Se pueden hacer salchichas casi con cualquier cosa, y seguramente por eso aparecen seiscientas clases en la lista de esa gran Biblia para el cazador de salchichas: ‘The Book of Sausages’, de Anthony y Araminta Hippisley. Se cree que el emperador romano Heliogábalo inventó la salchicha de gamba, cangrejo, ostra, langonstino y langosta. Apicio da una receta que incluye sesos de ternero y almendras. Los esquimales llenan las suyas con sangre de foca y entrañas. En Arles emplean carne de burro o de caballo, en Madrid una mezcla de ternera y sardinas, en Westfalia sesos de cerdo.

sausagesSi te preocupa la confección de menús completos, desayuno-comida-cena, puedes acudir a obras como la de Assuplta Miralpeix «Prepara tus menús para toda la semana» (libro que, debemos aclarar, pertenece a una colección denominada «Autoayuda») o bien puedes encontrar relatos detallados sobre los modos de cocinar y comer de otros pueblos, por si te sirve de inspiración o te aburre lo de todos los días. La obra de Virginia Rodríguez Rivera «La comida en el México antiguo y moderno» por ejemplo nos ofrece esta descripción de un desayuno según relato de un habitante de Zumpango de la Laguna, Estado de México:

Desayuno: un jarro de atole blanco, con piloncillo o champurrado, un bolillo y a veces frijoles y tortillas.

Champurrado-Galleta-Recetas-Bebidas

Puedes, de hecho, dar la vuelta al mundo con nuestros libros de cocina, ya que encontrarás «El libro de las cocinas del mundo» con recetas de los cinco continentes, desde las Tartitas de San Petersburgo hasta la sopa autraliana de ostras, pasando por el pulpo a feira o el tajín de cordero; el libro «Street food: comer en la calle» con los plátanos fritos picantes de Ghana, el nasi goreng de Indonesia o el guacamole de México.

Como no todo van a ser libros de recetas, ten en cuenta que la colección «La cocina de la vida» de la Editorial TREA nos ofrece libros como «Elogio del erizo de mar», «La cocina impúdica» o «Psicoanálisis de la gula» y que en la misma biblioteca encontrarás obras de creación íntimamente ligadas a la gastronomía, como la novela y película «Como agua para chocolate» y las películas «Un toque de canela», «Tomates verdes fritos» y «Ratatouille».

Y para terminar, una recomendación: una película que va de un blog que va de un libro que va de una cocina donde cocina una cocinera 365 días:

(y otros 46 tráilers de películas gastronómicas)

One response on “Aprender a cocinar en la biblioteca

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.