Etiqueta: relatos

Perro verde, de Mercedes Gutiérrez

DOS VERSIONES DE UNA MISMA LECTURA:

Mercedes Gutiérrez es autora del libro de relatos Perro Verde. Es su primera obra y aunque es madrileña muy pronto se instala en Estados Unidos, dónde a su trayectoria profesional une el poder extraer temas e inspiración para sus historias recorriendo el país norteamericano. Los relatos tienen temas en común, el principal es que todos los personajes son muy peculiares y un tanto raros, de ahí supongo que es la elección del título.

“Claudio se sintió estafado. Todo ese tiempo había estado esperando para nada. Para que un perfecto desconocido confesara lo que de sus padres no se atrevían a revelarle. Pero su secretismo no era lo único. Le habían escamoteado años de afecto y el consuelo de saber que él no fue el causante de su separación.”

Son historias tristes de gente perdedora, con cierto grado de fracaso y derrota con temas recurrentes en los distintos relatos. Uno de los temas fundamentales es la venganza y que en algún relato se vuelve en su contra. La soledad es otro de los temas importantes que van asociados a otros como el abandono, la carencia de afectos, el desarraigo y la tristeza. En algunas narraciones se repiten los miedos, las inseguridades y el odio.

Personajes fanáticos, radicales y extremistas también encontramos. Así como el instinto de supervivencia. Situaciones y sentimientos todos muy negativos, poco favorables a la condición humana. Es una galería de personajes vengativos, desarraigados, fracasados y sobre todos con gran sentimiento de soledad.

Estos relatos los puedes encontrar en nuestra Biblioteca y descubrir todas sus inquietudes y desalientos.

Rosa Jiménez

El relato “Cosas sin importancia” es un debate sobre la obediencia debida, sobre la creencia radical -en el sentido etimológico de la palabra- frente a la norma establecida. Sería simplificar decir que hablamos de una monja rebelde; hablamos de dos tipos humanos -el Cardenal y la Madre- que representan la autenticidad frente a la apariencia, con palabras de la autora “desembarazarse de los vahos de la incomprensión que le amordazaban la mente”.
El relato “La maldición” tiene ese sabor desagradable que dejan algunas historias del Antiguo Testamento -los orígenes de la novela según muchos- llenas de celos y odios familiares, infidelidades, traiciones y venganzas, en la historia de un self-made man como un pequeño Gatsby situado en un terreno rural desconocido pero ubicuo. Y como tantas historias del Antiguo Testamento, al contrario de lo que podría parecer no contiene moraleja ni moralina.
El relato “A decir verdad” me parece extraordinario. Desde el punto de vista narrativo de un hombre con un daño cerebral- no conocemos su historia, vamos descubriendo cosas. “Mi memoria, esa extraña cabina de aviador chamuscada por el tiempo”. Un hombre y su memoria reconstruyéndose “que las esquirlas venenosas de esos recuerdos que me acosan, que llevo enquistados en el cráneo…” registra, finalmente, el horror.
El relato “Hacer agua” es de miedo. De nuevo escrito en primera persona, de nuevo la lucha por la identidad -la encontramos en más de un relato- en este caso por parte de un gemelo ¿cómo se dice, huérfano de hermano? Un gemelo solo, que asume la existencia de los dos en su casa “cuatro paredes biliosas que no sé cómo derribar” y ante una madre que… bueno, no digo  más.
Honorio Penadés

 

Bartleby

Hay prisas, siempre por alguna razón. Porque vienen los exámenes, porque llegan las vacaciones, porque tengo mucho que hacer ahora que he acabado los exámenes… (táchese lo que proceda). El asunto es que con poco tiempo por delante puedes plantearte lecturas cortas. Digamos, cuentos, relatos, novelas breves… hay de todo, a elegir, y en la Biblioteca los hemos sacado a la entrada para que elijas rápido. Poe, Maupassant, Melville, Carver, Chéjov, Cortázar, Atwood, Monterroso, Munro… estos son los grandes. Pero hay muchos más donde escoger.

Destacamos uno de ellos.


Un relato que merece la pena leer es “Bartleby, el escribiente” de Herman Melville. Precursor, dicen, del existencialismo y de la literatura del absurdo. Allá va el #spoiler (ojo, si vas a leer el libro no sigas):

Un abogado de nombre desconocido -no es necesario conocerlo- tiene su oficina en Wall Street, Nueva York, trabaja de forma cómoda para clientes ricos. Tiene tres empleados: Turkey y Nippers que son escribientes y Ginger Nut que se dedica a los recados. Necesita otro escribiente, pone un anuncio al que acude Bartleby, que es contratado.
Este nuevo copista es situado al lado de la ventana, en el propio despacho del abogado. Al principio realiza gran cantidad de trabajo, hasta que un día el abogado le pide que lea un documento a lo que contesta “Preferiría no hacerlo”. Después de este incidente sigue trabajando pero poco a poco cada vez repite más la frase anterior hasta que deja de trabajar. Se había trasladado a vivir al despacho, y aunque es despedido no se va.
Ante la imposibilidad de echar a Bartleby del despacho el que se traslada es el propio abogado, pero los nuevos inquilinos se quejan a él y le dicen que tiene que solucionar el problema. Al final es considerado vagabundo, detenido y enviado a la cárcel, dónde con regularidad le visita el abogado. Al final se deja morir de hambre.
En el epílogo, se intenta explicar el comportamiento de Bartleby relacionándolo con su anterior trabajo en una oficina de cartas no reclamadas.
En la narración el principal personaje es Bartleby, pero realmente es un personaje imperturbable que no hace nada, y que genera en el lector y en los demás personajes una situación incapaz de controlar. Tiene una actitud nada violenta, pero con la opción que elige le saca de la sociedad, pues no respeta las normas. El problema se le genera al abogado que la situación le supera pues no sabe o no puede hacer frente a ella. En principio, como no puede echarle de la oficina es él el que se va. Sin embargo, más adelante le cuida y le visita en la cárcel. Es un personaje difícil de entender.

Vale. Has leído hasta aquí. Ya te avisamos. Bien, todavía puedes elegir entre un montón de cuentos cuyo argumento no te hemos contado… todavía. ¡Corre!

Principiantes

En 1993 Robert Altman estrenó una película basada en relatos del escritor Raymond Carver. La película se llama “Short Cuts” y en España se tradujo como “Vidas cruzadas”. Contiene una antología de relatos de Carver, sacados de varios de sus libros, que el director entrelaza -de ahí el efecto de “vidas cruzadas”- para formar con ellos un largometraje donde las historias tengan algo en común.

Son relatos duros y descarnados, muchas veces crueles, pero nadie podría decir que no son realistas. Muchos de ellos cuentan historias de parejas separadas. Uno de los libros de relatos de Carver, “De qué hablamos cuando hablamos de amor” está lleno de ellas.

“I loved you so much once. I did. More than anything in the whole wide world. Imagine that. What a laugh that is now. Can you believe it? We were so intimate once upon a time I can’t believe it now. The memory of being that intimate with somebody. We were so intimate I could puke. I can’t imagine ever being that intimate with somebody else. I haven’t been.” 

Libros de Carver que puedes encontrar en las bibliotecas UC3M son:

  • Bajo una luz marina
  • Catedral
  • Todos nosotros
  • Sin heroísmos, por favor
  • Principantes: la versión original de “De qué hablamos cuando hablamos de amor”

Este último libro, “Principiantes” es la versión de los relatos que componen “De qué hablamos cuando hablamos de amor” antes de pasar por la tijera del editor Gordon Lish, que recortó algunos de estos textos hasta en un 70% para hacerlos más cortos e incisivos. Hoy conocemos la versión original del escritor, y aunque los relatos son más largos y contienen disgresiones, son quizá la forma en que su autor los quiso ver publicados. En todo caso como lectores podemos agradecer tener esta obra con recortes y sin recortes, y elegir.

Por otra parte, si a raíz de este autor te interesas por el cine de Robert Altman, además de “Short cuts”, las bibliotecas UC3M tienen disponibles los siguientes títulos:

  • Cookie’s fortune
  • El juego de Hollywood
  • El Dr. T y las mujeres
  • Kansas City
  • The long goodbye
  • MASH
  • Goshford Park
  • Conflicto de intereses

Siguiendo con el cine, con el mismo nombre de “Principiantes” tenemos la película de Julian Temple estrenada en 1986 “Absolute Beginners”, a su vez adaptación de una novela de Colin MacInnes y que de nuevo relata distintas historias cruzadas, de nuevo cuenta con importantes apariciones de músicos como actores -como en Short Cuts, por cierto- y de nuevo se está retratando todo un ambiente, de modo coral: ya no es el Medio Oeste de los años 70, sino los suburbios del sur de Londres en los 50. Pero con estética de los 80.

David Bowie – Absolute Beginners

Y para terminar, demos un nuevo salto en el espacio y en el tiempo. Las historias de Carver/Altman son de desamor, sin duda. Toma cualquiera de ellas. Y la de MacInnes/Temple son de amores difíciles. Ambas combinan las historias cruzadas de distintas parejas pero en unos ambientes que, digamos, aunque nos sean conocidos por el cine y la literatura no lo son tanto como los que sirven de escenario a esta tercera película de vidas cruzadas, española y de 1959.

Sin comentarios. 😉