Sin tetas no hay paraíso, por Cintia Ibongo Molongua, alumna de la UC3M

sin_tetas_hay_paraiso
La serie de televisión ha sido una de las grandes revelaciones de la televisión. Esta trata sobre él amor que dos personas se profesan, en este caso entre Catalina y él Duque, dos jóvenes que se aman pero debido a la actividad delictiva a la que se dedica éste, deberán superar las adversidades a las que se enfrentan.Catalina entra en contacto con Duque por casualidad y queda fascinada por su mundo de lujo y dinero. Poco a poco y sin darse cuenta, la joven se enamora de él y va dando pasos que la acercan a un mundo oscuro que se materializa en un primer momento con la asistencia a una fiesta en casa del narcotraficante.

Poco tiempo después de conocerse aparece una chica muerta en un vertedero, de cuyo asesinato acusan a los matones del duque. En esta serie podemos ver como la traición se paga muy cara, un ejemplo de ello es la muerte de Lolo, el hermano del Duque.

Catalina quiere estar al lado de Duque en estos momentos tan duros, tras la muerte de su hermano. Pero Jesús, hermano de ésta, conoce muy bien el mundo en el que está sumergido el narcotraficante e intenta por todos los medios que su hermana no esté cerca de Duque.

Duque organiza una fiesta para celebrar la mayoría de edad de su chica. Pero la policía irrumpe en la fiesta y se lleva a Catalina detenida. Rafa consigue escapar en el último momento, cosa que no gusta nada a Catalina.

Catalina abandona su casa y decide escapar con Jéssica a un lugar nuevo lejos de su madre y hermano, esta decisión provocará un gran distanciamiento con su madre y hermano. ‘El Duque’, por su parte, consigue escapar de España y llega a Colombia donde le espera una sorpresa inesperada. Tras un periodo fuera, él duque vuelve de Colombia, mientras en España, Cata, se opera del pecho pero no se siente tan a gusto como él esperaba.Duque regresa a España con mucha cautela, tiene que pasar desapercibido ya que todo el mundo piensa que está muerto.No puede levantar sospecha, nadie puede saber que está vivo. Pero el amor está por encima de todos esos sentimientos y su primer objetivo será ponerse en contacto con su dulce Cata.

Duque pone en marcha una nueva operación mucha más ambiciosa y por la que espera conseguir un gran reconocimiento en este sórdido mundo. Esta vez, el narcotraficante va a introducir un cargamento de droga utilizando los contactos que le proporciona Cortés, su nuevo y codicioso socio por el que ha dejado a Catalina.

La vida de Jesús corre peligro tras el disparo que recibió de manos de Pertur, unode los sicarios que tiene el Duque.

El hermano de Catalina, herido de gravedad, se debate entre la vida y la muerte en el hospital rodeado de su familia y amigos. Como despecho, Catalina se casa con Miguel Cortés. El único motivo es hacer daño a Duque, del que sigue enamorada, pero cuya presencia le hace daño, puesto que lo considera el culpable del asesinato de su hermano.

La venganza está en marcha. Catalina seduce al Duque y le convence para que estafe a Cortés. El objetivo es que su marido pierda su confianza en él y, por tanto, deje de protegerlo.

Cortés desconfía de Duque. Sus sospechas se confirman cuando Anatoly le explica el acuerdo que ha llegado con él a sus espaldas. Tampoco confía en Catalina y paga a un espía para que la siga.

Cortés ordena el asesinato de Duque, quiere acabar con la vida del narcotraficante. Además la inspectora Cuesta intenta persuadir a Torres para hacer un trato con Rafael Duque.

En su primera misión a órdenes del inspector Torres, el Duque pondrá en riesgo su vida.Mientras, Catalina pondrá en duda sus sentimientos y se replanteará las cosas. Además, Rafa contará con un nuevo aliado, José Moreno.

Miguel Cortés quiere castigar a su esposa: manda secuestrar a Paula, novia de hermano y madre de su fututo sobrino. Duque ya se lo advirtió a Cata, “tu marido es un hombre muy poderoso y es capaz de todo”, todo por mantenerla a su lado. Además, Jessi pierde todo lo que tenía, el inspector embarga su lujosa casa y su precioso mercedes último modelo.

Catalina y Duque arriesgan su vida para destapar los negocios de Cortés y verle por fin entre rejas, pero el empresario está alerta y tomará medidas. Catalina a punto de morir envenenada por ingerir éxtasis líquido, suministrado en pastillas por su malévolo marido Cortés.

Duque intenta terminar con la vida de Cortés para poder salvar a su amada, la tiene presa en algún lugar secreto del chalé. Además, el intercambio que se iba a producir entre los barcos ruso-colombianos es interceptado por la policía.

La huida de Catalina y el Duque quedará frustrada, ya que sin el dinero y los pasaportes les es imposible su fuga. Gitano y Pertur se pasan al bando del colombiano y quieren traicionar a su jefe. Finalmente, Gitano salva la vida de Duque y Pertur muere.

Dos desenlaces alternativos:

-Final feliz. Cata y Duque acaban juntos después de haber sido perseguidos por la Guardia Civil, Torres y Morón.

-Final trágico. Duque muere a manos de Morón y Catalina es condenada a trece años de prisión por la muerte de Miguel Cortés.

Cuando Mejía (narcotraficante) se entera de que Cata está viva escapa de la cárcel con la única intención de matarla. Para ello, secuestra a Pablo y chantajea a Jessi: si ésta le lleva hasta Cata, él le devuelve a su chico.

Así, Cata y Mejía se encuentran en un hotel, pero no están solos, La Roca aparece junto a sus hombres para salvarla.

El mejicano lleva a Catalina a la azotea y al verse acorralado por el inspector, le dice: “Vas a ver cómo muere esta zorra, vas a ver cómo muere esta cabroncita”. Antes de que el narco reaccionara, la joven, en un intento por salvar su vida, le dispara, pero Mejía se defiende y tirotea también a Catalina, que cae al suelo herida de muerte. En ese instante, La Roca, Bergara y Quesada ametrallan al narcotraficante dejándolo abatido en el suelo.

Jessi llega y ve la escena aterrorizada, corre hacia su amiga con la esperanza de que ese no sea su trágico final, pero Catalina, consciente de que su muerte estaba cerca, le dice: “Parece que las cosas no han salido bien. A las chicas de barrio las cosas nunca les salen como planean. Siempre hemos estado al límite”, y continúa, con la voz entrecortada: “¿Crees que existe el paraíso? ¿Crees que él estará allí? Esté donde esté yo solo quiero estar con él”.
En su último aliento Catalina sólo piensa en poder volver a estar junto al Duque, el amor de su vida, y finalmente lo consigue. Por fin, Cata y el Duque estarán juntos en el paraíso.

Sin tetas no hay paraiso en la biblioteca
 

Dejar un comentario