“Animales fantásticos y dónde encontrarlos”, el retorno al mundo mágico

En ocasiones, una historia consigue calar en la imaginación de sus receptores, consiguiendo un éxito absoluto y la adoración de miles y miles de fans. Este es el caso, por ejemplo, del ya mítico Harry Potter; ya sea a través de la saga cinematográfica o de los libros, las aventuras del niño mago han estado presentes en la infancia de millones de jóvenes, convirtiéndose en una de las franquicias más exitosas de la historia. 15 años después del estreno de la primera entrega, Harry Potter y la Piedra Filosofal, se estrenó en las pantallas de todos los cines del mundo la película que ha iniciado una nueva incursión en el mundo mágico diseñado por J. K. Rowling: Animales fantásticos y dónde encontrarlos.

Hoy en día, vivimos en la época de los remakes, las readaptaciones y las continuaciones postergadas. Después de ver películas que distaban mucho de la calidad de sus obras precedentes, como la sobrecargada trilogía-precuela de Star Wars o las innecesariamente alargadas adaptaciones de El Hobbit, resultaba cuanto menos aterradora la perspectiva de ver forzado el universo de los magos con el objetivo de multiplicar las ganancias de las grandes productoras. Sin embargo, la obra resultante ha acabado por ser sorprendentemente gratificante.

No nos llevemos a error; Animales fantásticos y dónde encontrarlos está pensada para rascar nuestros bolsillos explotando el amor por la saga de Harry Potter, pero la realidad es que han ofrecido a cambio de ello un producto novedoso y de asombrosa calidad. El film de David Yates busca diferenciarse de las películas que ya conocemos ofreciendo un ambiente y un tono propio, pero sin renunciar por ello a una conexión con el mundo ficticio en el que está localizada.

Así, las aventuras de Nwet Scamander, el joven magizoologo, ofrecen su propio plantel de personajes carismáticos, a la par que se intuye una profundidad mayor a la que podría parecer en un principio; además de relatar una historia simpática y sencilla (la de Scamander en busca de sus mascotas perdidas) empieza a dibujar con detalle el surgimiento de una amenaza que en las películas de Harry Potter solo aparecía apenas mencionada: el malvado mago Gellert Grindelwald.

Sin duda, llegar al nivel de impacto que dejaron las obras originales en el imaginario de los espectadores es extremadamente complicado, por no decir imposible. Pero esta película supone un retorno original, novedoso y agradable al universo de Rowling, y si formas parte de la legión de fans del Niño que sobrevivió, no será capaz de disgustarte.

Animales fantásticos y dónde encontrarlos está ahora disponible en el catálogo de la Biblioteca de Humanidades.

David López González (alumno de la UC3M)

Dejar un comentario