Reflejos femeninos en la música

Reflejos

El día 25 de noviembre es el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer y con ese motivo la biblioteca ha querido dedicar una serie de actividades a este tema.

La música tendrá un papel muy importante en estos actos ya que los #Arrancamosconmúsica y #Nosvamosconmúsica  se llenarán de canciones como Malo de Bebe, María se bebe las calles de Pasión Vega o El final del cuento de hadas de El Chojín. Son canciones relativamente recientes, porque no hace tanto que la violencia contra las mujeres se ha visibilizado como algo real,  reprobable y contra la que se debe actuar.

¿Qué pasaba en otra época? Hace tiempo se trataba de un problema privado y no era raro oír hablar de crimen pasional cuando un hombre mataba a su mujer y al amante de ésta o escuchar frases como algo habrá hecho si se comentaba que a  una mujer la había pegado su cónyuge, novio o padre. Así que no era algo visible y por tanto, no se reflejaba en la música. Lo que sí podemos rastrear en ella, es el papel que la sociedad nos reservaba a las mujeres. Así por ejemplo, en la copla, lo que se puede ver es la aceptación de los roles típicos de la mujer: madre, esposa y ama de casa. Salirse de ese círculo significaba ser la mala de la película o en este caso, de la canción, por mucho que la mayor parte de ellas fueran cantadas también por mujeres, nuestras famosas folclóricas.

Veamos por ejemplo la clásica copla Triniá. Resulta que Trini es una chica muy guapa, parecida a la Virgen de Murillo a la que Juan Miguel (así nos rima con Rafael, mira tú qué bien), un pintor de Sevilla, retrata y de la que se enamora locamente. Pero es que ella es tan guapa, que un banquero americano también se enamora y finalmente la muchacha se va con él, dejando al pintor destrozado. Es normal que Juan Miguel se enfade, lo que ya me parece un poco feo es que diga que el brillo de los diamantes cegaron a Triniá y achaque su ruptura a la codicia de la chica, dando por hecho que esa sería la única razón por la que una mujer le dejase, pero es que ya lo veía él, que en el estribillo, antes de la aparición del americano, decía

“algo tu vida envenena, qué tienes en la mirada, que no me pareces buena”.

Aquí os dejamos a Rocío Jurado cantando esta copla.

Sigue leyendo

Geografía sentimental de la música

 

Mapa del mundo de Al-Idrisis

Mapa del mundo de Al-Idrisis

Todos tenemos recuerdos de las ciudades que visitamos o donde pasamos parte de nuestra vida. Y además, tenemos músicas que relacionamos con esos lugares. Y aún diría más, tenemos músicas que nos evocan los sitios donde nunca hemos estado. Os propongo un viaje musical por varias ciudades del mundo (y algunas islas).

Viena:

A mí me pasa como a Berlanga: si no escribo la palabra austrohúngaro en un post, no estoy contenta. Así, que la capital de ese imperio es una parada obligada en este periplo viajero musical. Y aunque podría hablar de Mozart, Mahler o los Strauss, en este caso me quedo con Lorca y Leonard Cohen. Pero no exactamente, me quedo con dos versiones que se han hecho del Pequeño vals vienés de Lorca con música de Leonard Cohen: la de Morente y Lagartija Nick en Omega y la de Silvia Pérez Cruz y Raúl Fernández en su disco Granada. Un vals tan desgarrador como el poema.

Venecia:

Me voy a poner tópica y la voy a llamar la ciudad de los canales y empezar a cantar por Charles Aznavour y Julio Iglesias…En realidad, no, me he quedado un poco exhausta con el desgarro vienés pasado por el flamenco y el rock y he decidido hacer un poco el gamberro con un jersey a rayas como los Hombres G. Por cierto, ¿siguen existiendo los polvos pica-pica?

Sigue leyendo