Las voces doradas de Bollywood

VV.AA.

Bollywood divas

Saregama India (2007)

Tras el conocido y paródico nombre de Bollywood se esconden los numerosos estudios cinematográficos de la ciudad india de Mumbai (Bombay), prolíficos creadores de cine en lengua hindi. Bollywood destaca por su ingente producción destinada a millones de fervientes seguidores, y sus películas forman parte de la cultura popular de la India. Cabe resaltar la enorme importancia que adquieren las escenas musicales, a través de peculiares números que combinan las canciones con la danza, e incluso la banda sonora (llamada “filmi”) suele salir antes al mercado para servir de reclamo a la película.

Lata Mangeshkar – Na bole na bole (Azaad, 1955)

Una peculiaridad del cine indio es que habitualmente se graba el sonido después de las imágenes, de ahí que el posterior doblaje sea fundamental y también el papel desempeñado por los cantantes que aportan su voz a las escenas musicales. Bollywood divas, editado por Saregama India, incluye una amplia selección de canciones interpretadas por voces femeninas para películas comprendidas entre 1947 y 1958. Estas mujeres, desconocidas en Occidente, son estrellas muy populares en la India, auténticas “divas” famosas por sus increíbles voces y sus vidas a menudo dramáticas y turbulentas.

Shamshad Begum – Ek do teen (Awaara, 1951)

Podemos destacar, entre otras, a Lata Mangeshkar (conocida como el Ruiseñor de la India), Asha Bhosle, Shamshad Begum o Geeta Dutt, todas ellas grandes figuras que dejaron su sello en la industria cinematográfica de la India de los años 50.

Si tienes más curiosidad por la música de Bollywood, prueba con estos dos cd’s de la Biblioteca:

2 thoughts on “Las voces doradas de Bollywood

  1. Impresionante. Si se hace abstracción del idioma y el vestuario se podría creer que es una película española de los años cuarenta o cincuenta con Paquita Rico, o Sara Montiel en sus comienzos. El folklore kitsch es universal. Carmen la de Triana en versión Delhi o Bombay. Me han dado ganas de ver toda la película, a ver por qué esa moza se marcaba ese baile delante de la del sillón, impasible. Y quién era el mozo que aparece a ultima hora. Ahí hay tomate.

  2. Y el numerito de la chica del bar de mala nota, fascinante. No me extraña que el del bigotito caiga en sus redes, aunque se rían los muchachos ¡Qué fuerte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *